20 de Septiembre de 2018

Opinión

Carmen y la señorita Laura

Ella insiste en que en su momento se defenderá legalmente porque ya está cansada de tantas acusaciones.

Compartir en Facebook Carmen y la señorita LauraCompartir en Twiiter Carmen y la señorita Laura

“La silla donde estoy sentada jamás será tuya”, es el título de la edición yucateca de Laura en América. La invitada principal es la alcaldesa de Tekax, Carmen Navarrete, de extracción priista y a quien se le acusa de malos manejos en su administración.

Ella le cuenta a la señorita Laura que le han puesto sobrenombres (la Ivonne del Sur, la Reina del Sur) y que están en una franca campaña de desprestigio contra su persona porque la gente la eligió en las elecciones pasadas, pero que ella solo se ha dedicado a trabajar para que los texaqueños tengan una mejor calidad de vida.

La señorita Laura, traicionera como es, llama a algunos ciudadanos y ex empleados municipales para que den fe de lo que dice la señora alcaldesa y ¡zaz! vienen los primeros golpes. Los invitados hablan de cómo han sido hostigados, de cómo fueron despedidos, de que tienen miedo a represalias. 

Carmen Navarrete dice que tiene las manos limpias y que la última palabra la tiene la Auditoría Superior de la Federación. En otro revés, llega de invitado el senador Daniel Ávila a poner la denuncia ante dicho órgano para que se investigue el proceder de la alcaldesa. 

Ella insiste en que en su momento se defenderá legalmente porque ya está cansada de tantas acusaciones y dice que sus detractores tendrán que pedir disculpas y reparar el daño moral a ella y su familia.

Ya para este punto, se armó todo un espectáculo, la gente del público ya no hace más que abuchear a la señora alcaldesa cada vez que quiere decir algo y los afectados siguen contando sus historias entre lágrimas. 

De repente, la señorita Laura pone orden en el foro y dice que ella, justa como siempre, ha invitado a quienes pueden defender a Carmen, ni más ni menos que la gente de su partido. Silencio en el foro. Nadie acudió al llamado. Ningún priista está ahí para apoyarla, prefirieron guardar silencio porque ellos, como dice el dicho, calladitos se ven más bonitos. 

Y como el show debe continuar, los últimos invitados son los regidores perredistas de Tekax, quienes denunciaron penalmente a la alcaldesa, por enriquecimiento ilícito, peculado, cohecho, tráfico de influencias, nepotismo, abuso de autoridad y demás delitos que se acumulen. Fin del primer capítulo.

Y así vemos cómo la política se convierte en un espectáculo. Las víctimas son los texaqueños, la villana es la alcaldesa priista y los héroes son los perredistas. Así se construyen y cuentan las historias, así se logra la percepción. Estoy 99% segura de que todo se dio sin ninguna planeación. Veremos quién le saca provecho al asunto. Fuerte, ¿no cree?

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios