19 de Septiembre de 2018

Opinión

Carnaval a prueba

Mientras están bajo la lupa los resultados del cambio, Progreso tendría una oportunidad, si así lo decide, de potenciar el puerto como polo turístico en estas fechas.

Compartir en Facebook Carnaval a pruebaCompartir en Twiiter Carnaval a prueba

Una inercia de 40 años no se rompe en un día, un botón de muestra es el Carnaval de Mérida en su nueva sede ubicada en las instalaciones de la feria de Xmatkuil, donde desde el viernes comenzaron los desfiles con un arranque lento y ascendente, que pone a prueba esta importante decisión del Ayuntamiento de Mérida.

Mientras están bajo la lupa los resultados del cambio, Progreso tendría una oportunidad, si así lo decide, de potenciar el puerto como polo turístico en estas fechas, aprovechando la belleza de su paisaje, la accesibilidad, la oferta restaurantera y comercial para paseantes locales, nacionales y extranjeros, haciendo alianzas con empresas patrocinadoras y colocándose en el mapa para sumarse y destacar con el de Mérida.

En Mérida se polarizaron las opiniones con este cambio histórico, una parte califica como un error alejarlo del centro y otra lo considera un alivio para las arterias principales de la ciudad. El tiempo y las evaluaciones darán la razón a quien la tenga.

En respuesta a este fenómeno, se crearon cuentas en redes sociales como Facebook que repudian la nueva sede y lograron en el primer día de desfile pasar de 150 fans a más de 1,100 en cuestión de horas, compartiendo decenas de fotos de las zonas vacías y comentarios incisivos que demostraban su rechazo. En contraparte otros usuarios y las autoridades municipales llenaron de publicaciones la Red con los rostros alegres de quienes sí fueron.

La pelea por la atención en las redes sin duda continuará y más allá de las fiestas carnestolendas lo que está en juego tiene que ver con la política, porque  “colores” contrarios están jugando sus cartas y al final de las actividades  se conocerá, con el agua en su nivel, cuál fue la aceptación o rechazo real, además de que el próximo año, de seguir en el mismo lugar, el termómetro lo marcarán de nuevo los ciudadanos.

¿Quién gana o pierde con el dios Momo? ¿Quiénes se están beneficiando y a quiénes está perjudicando la nueva sede? ¿Cuánto realmente costó el Carnaval en su nueva casa? ¿Qué estrategias seguirán para que se posicione como otras fiestas carnestolendas del país? Ésta y muchas otras interrogantes aparecen en el panorama, mientras tanto el Carnaval en Xmatkuil está a prueba.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios