20 de Septiembre de 2018

Opinión

Cautela ante la Reforma Energética

La susodicha reforma rompe con décadas de una legislación anquilosada que condenó a Pemex a bajos niveles de productividad y corrupción.

Compartir en Facebook Cautela ante la Reforma EnergéticaCompartir en Twiiter Cautela ante la Reforma Energética

Finalmente, a partir de la aprobación de las leyes secundarias y de su promulgación a cargo del Ejecutivo Federal, ha quedado en firme la reforma energética.

Ciertamente, el asunto no es menor. La susodicha reforma rompe con décadas de una legislación anquilosada que condenó a Pemex a bajos niveles de productividad, corrupción, falta de competitividad. A su vez, abandona una trasnochada e irresponsable idea de nacionalismo que perjudicó potenciar nuestra riqueza petrolera para mejorar la economía nacional y aspirar a que los grandes recursos económicos de esa industria sirvieran al  propósito de ser bien común, es decir, contribuir a mejorar la situación económica de las familias mexicanas. 

Sin embargo, debemos ser cautelosos. La reforma es un paso inicial, no el objetivo final. Los mejores instrumentos legales serán nada si la ineficiencia o corrupción en su aplicación dan como resultado más de lo mismo. Si operativamente la reforma sólo sirve para el enriquecimiento de unos cuantos, si no se traduce en motor de crecimiento para otros sectores, si no contribuye a acabar con desigualdades sociales, será entonces la mayor traición para los mexicanos y el desperdicio de nuestra mejor oportunidad de desarrollo.

Tendría que recordar el Gobierno Federal que la simple reforma energética será estéril si continúa impidiendo con sus ineficacias y su errónea legislación fiscal el desarrollo de los demás sectores de la economía nacional.

Beneplácito por la reforma debe haber, pero con reservas. Las que nos imponen años de engaño gubernamental al afirmar que Pemex era una empresa de todos,  siendo que lo fue para mal común.

Por de pronto, al actual Gobierno Federal con esta reforma se le da la oportunidad de mejorar la economía nacional y detener la enorme caída en el crecimiento que sus fallas han ocasionado.Sus pretextos se han acabado.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios