12 de Diciembre de 2017

Opinión

Checo Pacheco (II)

Es imperativo considerar al consumidor de manera incluyente y sin estigmas. Tener en cuenta los derechos y las obligaciones para con ellos y el estricto cumplimiento de reglas ciudadanas de ser aprobado el proyecto.

Compartir en Facebook Checo Pacheco (II)Compartir en Twiiter Checo Pacheco (II)

Imposible no aspirar el hornazo a mi alrededor. Checo Pacheco se acomodó y cruzó un pie. Dio un largo sorbo a su vaso y afirmó: Diputados, senadores, comentaristas, periodistas, psicólogos, psiquiatras, terapeutas, médicos, entrenadores de la selección de fut, domadores de leones, alpinistas, arzobispos y curia, presidentes municipales, gobernadores, SCJN, y hasta vendedores de paletas han opinado en los diferentes foros de consulta. 

En ese fervoroso a favor y en contra −a falta de antidoping− no hay manera de saber si en el conglomerado de expertos exista quien se dé sus churros. Por tanto, no podemos afirmar que el sujeto más importante en el asunto −el usuario− esté debida y dignamente representado.

Después de una tercera y final dosis, con el semblante serio, el Licenciado agregó: Considere que para la sociedad no es poca cosa el apremiante  dilema de discutir la legalización de producir, comercializar y consumir  cannabis mientras acusa el lamentable impacto social de las drogas permitidas; a todas luces una monumental tragedia en la salud de los mexicanos. 

A lo largo de la discusión la demanda crece y esa tendencia continúa no obstante las políticas fallidas para castigarla. No serán los que se manifiestan en contra los que detengan el flujo de mercancía a millones de aficionados. 

Se hace urgente en el discurso la palabra responsabilidad y su total implicación para que se argumente con valor y pragmatismo.  

Es imperativo considerar al consumidor de manera incluyente y sin estigmas −la Ley General de Salud considera enfermo al usuario de drogas ilegales, poniendo de lado la definición ante alcohol y tabaco−. Hacer saber de forma muy clara los derechos y las  obligaciones para con la comunidad y el estricto cumplimiento de reglas ciudadanas de ser aprobado el proyecto…

Hipnotizado por el efecto pasivo del material didáctico, mi vista divagaba por hermosas pinturas y la sutil  iluminación.  
Ensimismado, pero muy a gusto, reflexionaba  en el significado del tan socorrido  “para uso recreativo”. Mi entrevistado hizo silencio y me cedió la palabra, esperando mi aportación. Lo miré largamente.  

Finalmente,  con vergüenza −debo decir− acepté la realidad y tímidamente balbucí: Me disculpará usted, señor Pacheco, pero ya se me olvidó de qué estábamos hablando.

¡Vaya biem!

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios