18 de Septiembre de 2018

Opinión

Chichén Itzá, antecedentes

Francisco de Montejo padre fue el primer europeo que utilizó las principales construcciones de Chichén Itzá como cuartel..

Compartir en Facebook Chichén Itzá, antecedentesCompartir en Twiiter Chichén Itzá, antecedentes

En 1528, Francisco de Montejo padre fue el primer europeo que utilizó las principales construcciones de Chichén Itzá como cuartel.

En el siglo XVI, el fraile Diego de Landa describe  algunos edificios, como el Castillo, la Plataforma de  Venus y  el Cenote Sagrado. El término Chichén Itzá lo tradujo como “Boca del pozo del brujo del agua”. De 1838 y hasta los inicios del siglo XX, llegaron a Chichén un gran número de viajeros exploradores que realizaron importantes descripciones, excelentes dibujos de los vestigios arqueológicos, fotografías, dibujos de la arquitectura en pie. Entre estos personajes destacan: John Burke (1849), el barón Emmanuel Von Friederischtahl (1842), Benjamín Norman, John L. Stephens y Frederick Catherwood (1841), quienes hacen interesantes descripciones de los edificios que se encontraban en pie. Alrededor de 1889, Alfred P. Maudslay y Henry Sweet durante cinco meses dibujaron, fotografiaron y describieron las principales construcciones de la gran nivelación y del Conjunto de las Monjas. A partir de la segunda mitad del siglo XIX, aficionados a la arqueología realizaron investigaciones en varios puntos, entre  ellos destacan Teoberto Maler y Edward Thompson; en 1892 Maler exploró el Templo de las Mesas Pequeñas y encontró  un Chac Mool y varios atlantes.

Hacia 1880, Thompson trabajó en el Templo de las Mesas Pequeñas, el Osario, en el complejo de las Monjas, en una cancha del Juego de Pelota y un chultún ubicado en el Grupo de los Falos. En la primera década del  siglo XX también dragó el Cenote Sagrado.  En 1920, arqueólogos de la Institución Carnegie de Washington y el INAH realizaron investigaciones en Chichén Itzá.

Entre 1924 y 1934, bajo la dirección de Sylvanus Morley,  los arqueólogos Earl Morris, Axtell Morris y Karl Rupert restauraron el Templo de los Guerreros, el Mercado y el Templo de los Tres Dinteles y elaboraron el primer mapa del asentamiento.

El INAH  desde 1920 realiza trabajo de exploración y restauración a cargo de Miguel Angel Fernández, Manuel Cirerol Sansores y Román Piña Chan en el Castillo, el Gran Juego de Pelota, la Plataforma de Venus, el Tzompantli, el Akab Dzib, el Templo de la Serie Inicial y  el Templo de los Falos; alrededor de 1968 se realizaron exploraciones en le Cenote Sagrado.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios