19 de Septiembre de 2018

Opinión

Chu-chú-chu-chú-chu…

No llores, no te angusties, la demencia del erotómano de tu vida es temporal, pasajera, se curará en las próximas décadas.

Compartir en Facebook Chu-chú-chu-chú-chu…Compartir en Twiiter Chu-chú-chu-chú-chu…

Mamás yucatecas participan en la Gran Lactada, en Milenio Novedades, el 06 de agosto de 2016.

La columna Viernes Cultural, afligida, alcanza a El Transcriptor, quien está a punto de entrar a su celda en el prestigiado hospital psiquiátrico. 

El médico forense que auxilia el ingreso a la institución consuela a la querida de los viernes: No llores, no te angusties, la demencia del erotómano de tu vida es temporal, pasajera, se curará en las próximas décadas. 

¿Qué le pasó? Si somos tan felices los tres, Patarax, él y yo…

El también psiquiatra explica: probablemente sufrió un hechizo, tuvo desórdenes o perturbaciones mentales, en la plaza grande, corrió y corrió sin detenerse, veía grandes, chicos, robustos, cilíndricos, tubulares, redondos, tipo este-oeste, dulces, salados, tallas D y 250. 

Al principio estaba fascinado, fisgoneando, pero luego enloqueció cuando intentó sustituir a los bebés y ponerse en el lugar de ellos, entonces intervenimos y lo trajimos para tranquilizarlo con electrochoques, baños, terapias y otros métodos exquisitos.

Con camisa de fuerza y los ojos desorbitados, él sigue balbuceando como loco: Chu-chú-chu-chú-chu…

De nada. Saludos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios