23 de Septiembre de 2018

Opinión

El Clásico Terminal/Epiclásico

El águila y el jaguar fueron las representaciones iconográficas del posclásico porque son opuestos, prefiguran lucha y eran la metáfora principal de una sociedad en guerra.

Compartir en Facebook El Clásico Terminal/EpiclásicoCompartir en Twiiter El Clásico Terminal/Epiclásico

El panorama que se vive durante este periodo en todas las ciudades de Mesoamérica  es de desconcierto y luego va tomando un nuevo orden con otro sistema de control social. Fuera del área maya las grandes ciudades detienen su desarrollo y quedan parcial o totalmente despobladas como Tajín, Cacaxtla, Xochicalco y la misma Teotihuacán y luego se inicia el periodo Posclásico que dura hasta la llegada de los españoles.

En el área norte de Mesoamérica el inicio del Posclásico se caracteriza por el abandono de los asentamientos y un flujo migratorio  hacia el sur.  Aquellos pueblos que durante siglos vivieron en el Bajío, en Jalisco, en la Sierra Madre Occidental, migraron a los valles de Puebla, Tlaxcala, México, Toluca y hacia la meseta tarasca.

La mayoría de estos pueblos eran nahuas, pames y purépechas, pero en las fuentes coloniales a todos ellos se les denominan chichimecas. Estos migrantes eran grupos belicosos que conferían a los guerreros el más alto estatus social porque la guerra fue lo más importante en la vida pública durante el Posclásico.

En las edificaciones se mezclan representaciones de dioses  guerreros vestidos con atributos religiosos, escenas de batallas que se realizaron en nombre de los dioses, se intensifican los sacrificios humanos después de los enfrentamientos y como una necesidad de conservar el orden cósmico.

Las órdenes de militares de élite, como los caballeros águilas y jaguares, se convirtieron en el sostén de los soberanos.  

El águila y el jaguar fueron las representaciones iconográficas del posclásico porque son opuestos, prefiguran lucha y eran la metáfora principal de una sociedad en guerra.

Durante el Posclásico se buscó estabilizar la situación de conflicto por medio de las alianzas y acuerdos diplomáticos. Estas alianzas pudieron ser triples y aun cuádruples y por medio de ellas se buscaba organizar y acordar los intereses políticos y reconocer las fronteras de los reinos aliados así como su influencia en sus terruños y las poblaciones de las regiones. Entre las alianzas destacan la de Chichén Itzá-Uxmal-Mayapán, en Yucatán; Ihuatzio-Pátzcuaro-Tzintzuntzán, en Michoacán; Tenochtitlán-Tezcoco-Tlacopan, en el Valle de México. Además hubo acuerdos entre pueblos que permitían llevar cierta relación diplomática con los grupos enemigos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios