25 de Septiembre de 2018

Opinión

¡Mexicanos al grito de... ya!

¡Necesitamos líderes!, sin embargo, hay que definir qué es el liderazgo. Una buena definición es...

Compartir en Facebook ¡Mexicanos al grito de... ya!Compartir en Twiiter ¡Mexicanos al grito de... ya!

Quien pierde riquezas, pierde mucho; quien pierde un amigo, pierde mucho más; pero quien pierde la valentía lo pierde todo.- Miguel de Cervantes

¡Necesitamos líderes!, sin embargo, hay que definir qué es el liderazgo. Una buena definición es: “Cuando se producen los mejores resultados mediante un proceso inteligente, consciente, planificado, deliberado y continuo orientando la energía en acciones para lograr un objetivo”. Esto conlleva una gran carga de responsabilidad pero es emocionante y estimulante. 

El liderazgo es una combinación de cualidades personales específicas como: el valor, la firmeza y la convicción que se manifiestan en determinadas situaciones. 

El líder orienta la actividad con la cual se consiguen metas y objetivos del grupo, empresa o institución. El líder impacta en  las actitudes, comportamiento y acciones de sus compañeros y subordinados porque aplica su inteligencia, facilidad verbal, originalidad y capacidad de juicio, así como su formación académica y logros; es responsable, tiene iniciativa, tesón, autoconfianza y deseo de logro. Es participativo, conciliador, sociable, activo, cooperador, adaptable y con sentido del humor; conoce y comparte las necesidades e intereses de los seguidores; tiene claridad en los objetivos a alcanzar y de las tareas a realizar. 

Podemos concluir que un líder es alguien con iniciativa para comenzar las cosas y mantenerlas vivas; no tiene miedo a implicarse, escucha con la mente abierta y tiene en cuenta los sentimientos de los demás. Acepta ideas y muestra comprensión, aun ante las sugerencias más “locas” y saca lo mejor de los demás; es fácil trabajar con él o ella porque es concreto y confiable. Admite sus equivocaciones y  corrige sus errores. No se lamenta ni se da por vencido y siempre deja claro que todos tienen que aportar en beneficio del esfuerzo común. Incentiva a débiles o tímidos, y controla amablemente a los que se pasan de entusiastas. 

Nadie tiene todas estas cualidades al mismo tiempo; sin embargo, los líderes tienen muchas de ellas. Lo anterior nos anima a trabajar en nosotros mismos para ser líderes, antes que nada, de nuestra propia vida y así ejercer un buen liderazgo en la familia y por ende en la sociedad, transformando nuestro país en los ambientes y quehaceres que nos ocupan.

¿Te animas? recuerda: ¡URGEN buenos líderes que busquen el bien común!

¡Ánimo! hay que aprender a vivir.M

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios