22 de Septiembre de 2018

Opinión

Combate a la impunidad

Los yucatecos tenemos que trabajar para preservar la seguridad pública, sin violentar las garantías individuales y los derechos humanos de todas personas. Ese es el gran reto.

Compartir en Facebook Combate a la impunidadCompartir en Twiiter Combate a la impunidad

Las leyes son como las telarañas, a través de las cuales pasan libremente las moscas grandes y quedan enredadas las pequeñas.- Honorato De Balzac 

Uno de los más graves problemas que padecemos en México es el relacionado con la impunidad. Quien piensa cometer un delito, lo hace porque sabe de antemano que no lo van a detener y si por alguna circunstancia lo detienen, no lo van a consignar, si lo consignan no pasará mucho tiempo detenido. Es decir, sabe que en términos generales no será procesado.

Por eso me congratulo de que Yucatán sea uno de los Estados más seguros del país. Efectivamente todavía falta mucho por hacer, tenemos los yucatecos que trabajar para preservar la seguridad pública, sin violentar las garantías individuales y los derechos humanos de todas personas. Ese es el gran reto.

Ese sentimiento de impunidad es el que tenemos que modificar, ¿cómo lo podemos hacer? Primero, demostrar en los hechos que está erradicada, que las autoridades ministeriales y judiciales cumplan su trabajo, es decir, los primeros integren la carpeta de investigación en forma correcta con todos los elementos del tipo penal que sea el que corresponda según los hechos.

En el caso del Poder Judicial, que imparta una justicia pronta y expedita, el sistema penal acusatorio es el medio a través del cual se pretende lograr este anhelado principio constitucional. Es cumplir el viejo aforismo jurídico: “Da mihi factum, dabo tibi ius”, su traducción sería: Dame los hechos, yo te daré el derecho o la consecuencia jurídica de lo que el sujeto ha realizado. 

En todo este sistema ¿qué papel juegan las fuerzas de la seguridad pública? Pues juegan un papel importantísimo, no sólo en la declaración de derechos cuando hay detenidos en flagrancia, sino en la preservación del lugar de los hechos; tenemos que seguir capacitando a las fuerzas policiales para tan importante labor. Ellos son el primer contacto entre los probables responsables y el Estado mexicano como procurador e impartidor de justicia. En muchas ocasiones de ellos depende que la impunidad no siga permeando a la sociedad.

No habrá sistema o ley que funcione si no cambiamos nuestras actitudes hacia la justicia, tenemos que entender, tanto la sociedad como las autoridades, que el único camino a la construcción de una sociedad justa es el cabal cumplimiento de la ley.

A que quien cometa un delito en México únicamente se le aplicará la ley, nada más.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios