20 de Octubre de 2018

Opinión

¿Cómo convertir a Q. Roo en un destino de observación de aves de clase mundial?

El fin de semana pasado asistí al Primer Festival de las Aves Cancún...

Compartir en Facebook ¿Cómo convertir a Q. Roo en un destino de observación de aves de clase mundial?Compartir en Twiiter ¿Cómo convertir a Q. Roo en un destino de observación de aves de clase mundial?

El fin de semana pasado asistí al Primer Festival de las Aves Cancún, un evento muy interesante donde se dieron cita especialistas locales, nacionales e internacionales para llevar a cabo conferencias, cursos, talleres, proyección de películas y, por supuesto, observación de aves.

El evento, apoyado por The Cornell Lab of Ornitology y liderado en Cancún por la organización Green Jay Mayan Birding, puso en evidencia el creciente interés de personas a nivel mundial, pero sobre todo, a nivel local, por realizar actividades de observación de aves.

La pregunta es, ¿por qué no hemos como estado aprovechado el potencial de este tipo de turismo? 

Las organizaciones internacionales apuestan a este tipo de mercados; solo basta recordar el proyecto de la Organización Mundial del Turismo llamado Destination Flyways, que busca potenciar este segmento, o el crecimiento de los Observatorios de Aves en el mundo en los últimos años.

El mercado existe: tan solo en los Estados Unidos existen alrededor de 82 millones de personas que se dedican a la observación de aves, y el número va creciendo; en Canadá, el tamaño del mercado se acerca a los 11 millones y otros países como Inglaterra también tienen un segmento con un interés especial en esta actividad.

El recurso lo tenemos: en Quintana Roo se encuentra aproximadamente el 50% de las más de mil aves de las que se tiene registro en México; la Península de Yucatán es uno de los sitios a nivel internacional más importantes para las aves migratorias, debido a las condiciones naturales y los ecosistemas marino – costero que aún se encuentran en buen estado de conservación en la zona. Un dato importante, solo en la Laguna Nichupté se han registrado ¡más de 134 especies de aves! Y desde el norte (Holbox) hasta el sur (la Gran Selva Maya) hay recursos naturales para consolidar este segmento. Incluso existen ya guías de aves para la región, una de las más importantes sin duda es la publicada en 2014 por Bárbara McKinnon llamada: Sal a Pajarear.

Los beneficios son claros: tan solo en Estados Unidos, este tipo de turismo deja una derrama económica superior a los 20,000 millones de dólares al año; por otro lado, un guía de observación de aves puede llegar a ganar entre 200 y 400 USD por día, dependiendo el grado de especialización; por último, el desarrollo de este mercado da beneficio directo a las comunidades de las zonas donde se desarrolla, en general espacios rurales donde el aviturismo puede ser un complemento a su modo de vida.

Entonces, ¿cómo avanzamos para consolidar a nuestro estado no solo como el líder en turismo en México si no también, en aviturismo? Se me ocurren tres pasos:

Primero, un buen diagnóstico de mercado y necesidades: identificar la proporción del turista que ya nos visita (más de 10 millones al año en Quintana Roo) que está interesado en esta actividad o cuántos ya la realizan en otros destinos; identificar los sitios con potencial y sus necesidades de infraestructura, capacitación y desarrollo de productos.

Segundo, volcar la voluntad política hacia este segmento; países como Costa Rica, Colombia, Perú, Panamá, por mencionar solo algunos en Latinoamérica, han emprendido esfuerzos desde la política pública para potenciar la oferta de turismo de observación de aves.

Tercero, actuar. Desarrollar productos, mejorar infraestructura, generar guías especializados y apoyar la labor de muchos grupos que ya están trabajando fuerte en este sentido, en especial a través de organización de festivales y de salidas continuas para generar también, un mercado interno.

La tarea no es de corto plazo, pero si se pueden conseguir logros importantes con un impulso decidido a diversificar nuestra oferta; lo más importante que es el recurso y persona ya trabajando, lo tenemos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios