15 de Octubre de 2018

Opinión

Como en una cubeta de cangrejos

Platón sostenía que las personas son malas por ignorancia, nosotros consideramos que, las personas ignorantes carecen de la conciencia de la maldad.

Compartir en Facebook Como en una cubeta de cangrejosCompartir en Twiiter Como en una cubeta de cangrejos

Por lo que más nos castigan es por nuestras virtudes.- Nietzsche

Cuando se dice que una persona recibió un castigo seguramente se asocia esta idea con algo que hizo mal, alguna falta o comportamiento inadecuado. Sin embargo, lo que Nietzsche plantea es que en muchas ocasiones ese castigo no proviene de alguna culpa asociada al castigado, sino, por el contrario, de algún mérito del mismo. Es decir, se convierte el castigo en una sanción por acertar, por lograr algo productivo. Es una especie de venganza o envidia.

En México conocemos la anécdota popular de la cubeta llena de cangrejos que no hay necesidad de taparla, porque cuando alguno pretende salir los demás lo jalan para evitar que logre su objetivo. En cambio, en otras latitudes, si no se tapa la cubeta, los cangrejos salen y escapan. 

Nuestro país tiene personas maravillosas, dignas de ser premiadas, halagadas y reconocidas. Los mexicanos somos gente extraordinaria, pero, como todos los seres humanos, tenemos grandes defectos. También influye nuestra psicología social de pertenencia a un determinado grupo. Uno de esos grandes defectos es que somos envidiosos, de todo y por todo. La envidia es parte de nuestro sistema de interacción con los demás. Por lo tanto, en algunos casos nuestros castigos están asociados más con aciertos y méritos que con conductas negativas o defectos.  Muchas veces se castiga a una persona por sus virtudes, por sus aciertos. Lo que consideramos que Nietzsche denomina en esta frase castigo es cualquier acto de maldad, oposición o hacer todo lo posible para ir en contra de los intereses del virtuoso. Es el hecho mismo de la virtud lo que hace que el envidioso arremeta contra otra persona.

Aunque Platón sostenía que las personas son malas por ignorancia, nosotros consideramos que, si bien las personas ignorantes carecen de la conciencia de la maldad, también hay un sentido común en los seres humanos que los determina para hacer cosas buenas o malas en relación con los demás. Siguiendo a Kant, es actuar como si todas las personas en la misma situación se comportaran de igual forma. Es intentar convertir esa acción en ley universal, es decir, algo válido en todos casos y para todos. Por eso se dice que cada vez que algo tiene la intención de universalizarse, ahí está Kant. Por esta concepción de lo universal,  este autor es padre de instituciones como las organizaciones internacionales.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios