21 de Septiembre de 2018

Opinión

¿Cómo estás vivienda esta cuaresma?

Para lograr hacer un contacto íntimo con nuestro propio ser, tenemos que evitar la ausencia absoluta de temor, limitaciones, envidia, duda, angustia, pobreza y escasez.

Compartir en Facebook ¿Cómo estás vivienda esta cuaresma?Compartir en Twiiter ¿Cómo estás vivienda esta cuaresma?

El día de hoy te has preguntado si eres feliz? Tal vez tu respuesta sea en negativo y bien podrías empezar a cuestionarte por qué no disfrutas la vida en plenitud. La felicidad es una tarea interior, todo el mundo puede ser feliz, lo malo es que nosotros condicionamos nuestra felicidad. Esa felicidad está en nuestro corazón y para lograr sacarla sólo hay que cambiar el eje de nuestra vida. Para eso hay que descubrir que lo que nos hace ser felices no es el dinero ni la salud ni la seguridad, sino... ¡el amor!

El camino es sencillo, lo conocemos pero no lo andamos; es “Amar a Dios sobre todas las cosas y a tu prójimo como a ti mismo”. Con eso podremos despertar al amor y vivir una Cuaresma en plenitud. Dios es amor, libertad, luz, Él está dentro de nosotros, es la mejor parte de nuestra vida.

Para lograr hacer un contacto íntimo con nuestro propio ser, tenemos que evitar la ausencia absoluta de temor, limitaciones, envidia, duda, angustia, pobreza y escasez.

Tal vez me respondas que yo no conozco tus problemas de salud y de dinero, pero te digo algo cierto: “todos tenemos problemas, los únicos que no tienen problemas están dos metros bajo tierra”.

¿Cómo estás viviendo esta Cuaresma? Con tristeza o con alegría, con desdicha o con felicidad. Cuando empecemos a tener conciencia de quiénes somos y por qué actuamos nos daremos cuenta que es fácil ser feliz; comprenderemos que la verdadera abundancia no es tener mucho dinero, propiedades o fama, sino la ausencia absoluta de temor, envidia, ira, resentimientos y culpa.

Será la certeza absoluta de que todo en nuestra vida está bien, y que tendremos el éxito seguro si logramos entender que todo lo que necesitamos nos llega en el momento que Dios decide que nos hace falta.
“La vida no nos da siempre lo que queremos, pero sí nos da la mayor de las veces, lo que necesitamos”.

El hombre se diferencia de los animales por su capacidad de pensar y de discernir. Tal vez no te has dado cuenta que siempre estás pensando, de ahí que todo lo que te sucede se origina a partir de tus pensamientos, los cuales se vuelven sentimientos y estos en emociones.

Es por eso que debemos cuidar que nuestros pensamientos sean positivos y sanos, para tener sentimientos y emociones limpias, en no dañar y lastimar nuestra mente y lesionar nuestro cuerpo; porque el 70 por ciento de las enfermedades nosotros las originamos y el otro 30 por ciento podemos manejarlas con una mentalidad positiva.

En esta Cuaresma sería bueno que te cuestiones ¿Por qué no soy feliz? Hay que pensar, razonar y evaluar nuestra situación existencial.

¿Qué le está dando sentido a tu vida? ¿Cómo estás llenando tus vacíos emocionales? Si queremos, podemos cambiar nuestros pensamientos y nuestras actitudes, no luchar contra la vida y suavizar nuestra existencia.

Tratar de no juzgar ni ser juzgado por nuestros semejantes, de escucharlos y esforzándonos en entenderlos, al exponer tus puntos de vista sin alterarte y en tono amable. A la gente no la vas a cambiar, la tienes que aceptar y, tal vez cuando las aceptes, en forma milagrosa van a cambiar.

Un buen plan para vivir esta Cuaresma y ser feliz será tener pensamientos de amor para mí y para los demás, así como para las situaciones y los problemas de la vida.

Conectemos nuestra mente con Dios, y practiquemos el perdón para ser felices y libres. Perdonar es sólo ver el polo positivo de toda situación, individuo y acción. El que no perdona es víctima y prisionero de su agresor. Cuando apartemos de nosotros el malestar, el enojo, el odio y perdonemos....¡seremos libres! 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios