25 de Septiembre de 2018

Opinión

¿Cómo promover turismo a un Área Natural Protegida? Algunas reflexiones

Quienes nos dedicamos a temas de sustentabilidad, siempre hemos escuchado...

Compartir en Facebook ¿Cómo promover turismo a un Área Natural Protegida? Algunas reflexionesCompartir en Twiiter ¿Cómo promover turismo a un Área Natural Protegida? Algunas reflexiones

Quienes nos dedicamos a temas de sustentabilidad, siempre hemos escuchado y leído que el turismo bien gestionado puede ser un gran aliado de la conservación y un motor de educación ambiental.

Sabemos que el turista va cambiando en sus intereses y que hoy y a futuro buscará opciones diferentes en sus viajes, tratará de tener más contacto con la naturaleza y visitar sitios poco impactados; México, con sus 177 Áreas Naturales Protegidas (ANPs) y 5 sitios Patrimonio Natural UNESCO, debería ser el imán del turista responsable.

Y sin embargo, noticias como la de la Playa del Amor en el Parque Nacional Islas Marietas, cerrada por un incremento escandaloso de turistas que provocaron daño ambiental, entre otras, nos indica que algo no está haciéndose de forma adecuada. 

Antes de iniciar con algunas reflexiones sobre el tema de la promoción, es importante hacer cuatro consideraciones acerca del turismo en Áreas Naturales Protegidas:

La primera, es que no todas las ANPs son turísticas, ni se puede hacer turismo en cualquier sitio del Área Protegida: de ahí su nombre pero sobre todo su categoría legal.

La segunda, que el objetivo del turismo en un ANP es muy diferente que el objetivo del turismo en otro sitio. Generalmente el turismo es visto como un motor de empleo, desarrollo económico, inversión, bienestar, divisas, y en ese contexto, más es mejor (o al menos así es como lo seguimos midiendo); en una ANP el objetivo del turismo es que sirva para CONSERVAR, para generar desarrollo en las comunidades aledañas y fomente la educación. Aquí, no siempre más es mejor.

La tercera, el turismo a ANPs se realiza en espacios frágiles y de gran valor ambiental, los cuáles, al menos en nuestro país, están extremadamente subvaluados. No hemos sabido reconocer su importancia y generarle un valor, y por ello puede llegar a ser 10 veces más caro ir a un parque temático o convivir con una especie en cautiverio, que visitar sitios reconocidos como Patrimonio de la Humanidad o convivir con especies emblemáticas en su hábitat.

La cuarta, para promover tenemos antes que tener estrategias de control y manejo de visitantes, y sobre todo, una comunicación estrecha y una visión común entre las instancias encargadas de la promoción y las que tienen la responsabilidad de conservar las ANPs.

Entonces, ¿no promovemos turismo? ¿Qué no llegue a las Áreas Protegidas? Bueno, habrá quien así lo piense, pero entonces también perdemos oportunidades importantes. Desde mi punto de vista, lo que necesitamos para hacer estrategias de promoción de turismo en Áreas Protegidas es:

1. Promover de forma inteligente y a un público especializado que valora el capital natural; no podemos vender igual una infraestructura creada que un espacio natural, y aunque no se trata de discriminar en el tipo de turista al que le llega el mensaje, es claro que hay ciertos perfiles de turistas que no estarán interesados en este tipo de actividades, por lo que no se convierten en público objetivo.

2. Informar al turista que el sitio que visita es un Área Natural Protegida y que es necesario tener cierto comportamiento y cumplir reglas en él. Y por favor, no promover imágenes en las que no se cumplen las reglas, porque se da a entender al turista que puede hacer lo que quiera en el área: desde pescar, por ejemplo, nadar con especies sin el equipo adecuado, entre otros. Educar desde el mensaje.

3. Comprender que el objetivo de una campaña de comunicación o promoción del turismo en un Área Natural Protegida no es incrementar en un gran porcentaje el número de turistas, sino tener un mejor turista, que valore más, que gaste más; y para lograr esto hay que ser muy creativos en la promoción. No vamos a tener resultados diferentes si seguimos haciendo las cosas de igual forma.

4. Acercar a la población local a que conozca sus áreas protegidas; al conocerlas, nosotros seremos los mejores embajadores para promoverlas, cuidarlas y protegerlas, e invitar a quienes las visitan a ser turistas responsables.

¿Y las Áreas que no se pueden visitar? Pues también hay que darlas a conocer pero mediante estrategias que sumen a la imagen de la Marca País como valores ambientales que son un activo importante, un tema que por cierto he visto muy pocas veces en México.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios