18 de Septiembre de 2018

Opinión

Compartiendo experiencias

En cada sitio pudieron palpar la problemática de servicios, la capacidad de carga, el tipo de visitantes que frecuenta los lugares, las técnicas y los métodos de conservación.

Compartir en Facebook Compartiendo experienciasCompartir en Twiiter Compartiendo experiencias


Hace unos días estábamos en plena faena laboral cuando nos avisan que dos personas estaban camino a Chichén Itzá y nos piden que los atendiéramos. Horas después llega al lugar el Arqlgo. Fernando Esteta, director de la zona arqueológica de Machupichu, Perú, y el Sr. David Ugarte Vega, director regional de cultura de Cusco, Perú.

Junto con los coordinadores de las unidades de servicios de Uxmal y Chichén Itzá, Ramón Lee y Lisandro Lizama,  iniciamos el recorrido por la zona arqueológica. Los invitados venían con lecturas previas relacionadas con los sitios que visitarían y expresaban que estaban muy interesados por nuestra cultura. 

Pero también manifestaban que quieren aprender de nuestras experiencias, de nuestros aciertos y nuestros errores en cuanto a la manera de conservar y proteger el patrimonio y sobre todo la calidad de servicios que se brindan a los visitantes. 

El Sr. Vega señalaba que había participado en diversos foros internacionales, donde se decía que México tenía amplia experiencia relacionada con los aspectos de conservación del patrimonio y turismo. 

Durante tres días los visitantes recorrieron a detalle las zonas arqueológicas de Chichén Itzá y Uxmal, en cada sitio pudieron palpar la problemática de servicios, la capacidad de carga, el tipo de visitantes que frecuenta los lugares, las técnicas y los métodos de conservación que actualmente se realizan en cada asentamiento, así como los momentos históricos y culturales que se expresan en cada uno de los edificios.

En conclusión, comentábamos que como sitios con la declaratoria de patrimonio mundial nos enfrentamos a los mismos problemas, pero también manifestaron que se llevaron una grata experiencia de cómo hemos abordado los problemas, pero también fue muy claro para ellos el contraste muy fuerte que existe entre la forma en que se han manejado los aspectos de conservación, el entorno natural, así como la calidad de los visitantes que acuden a nuestros dos sitios emblemáticos. 

Los acompañantes del INAH y de Cultur que participaron en el recorrido aportaron opiniones interesantes como producto de más de treinta años de servicio.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios