20 de Agosto de 2018

Opinión

El compromiso frente a la justicia

En cualquier ámbito de nuestras vidas todos hemos experimentado algún acto de injusticia...

Compartir en Facebook El compromiso frente a la justiciaCompartir en Twiiter El compromiso frente a la justicia

Hoy México no puede seguir permitiendo los altos índices de corrupción en los que vivimos. Desgraciadamente ante la incapacidad de algunos profesionistas de rendir buenos resultados a sus clientes por méritos propios, acuden a actos de corrupción para lograr un resultado “exitoso” para sus clientes, aun sabiendo que su capacidad intelectual no los llevaría ni a la mitad de los resultados expuestos. Peor aún cuando te conviertes en secretario, director o cumples funciones en un puesto público, tienes la suerte de ser profesionista y tus funciones aportan a que tus clientes tengan resoluciones favorables. Los trámites que no se podían hacer de pronto  sí se pueden, lo prohibido por la ley ahora se puede; en fin, cuántos casos así no conocemos. 

Los conflictos de intereses entre funcionarios públicos que misteriosamente de la noche a la mañana las firmas en las que trabajaban empiezan a cosechar resoluciones favorables, se posicionan como los “mejores” en obtener títulos que por lo legal no procederían, etc.

Es cuando te preguntas: ¿la justicia puede estar por debajo de los compromisos profesionales que tenga un funcionario público con sus “clientes”?, ¿acaso como gobernados no nos damos cuenta de que siempre hemos vivido sumisos ante los compromisos de los que tienen el poder? Me pregunto entonces, ¿para qué existe la Cofece?, ¿cuáles son los verdaderos hechos corruptos que persigue la Fiscalía Anticorrupción?, ¿la Función Pública a qué se dedica? A perseguir a sus funcionarios coludidos y conflictuados no es una respuesta adecuada. 

En cualquier ámbito de nuestras vidas todos hemos experimentado algún acto de injusticia, incluso visualizado cómo una autoridad se puede hacer de la vista gorda cuando se trata de ayudar a sus clientes. 

El puesto político no es permanente, muchos dirán que mientras duren lo van a aprovechar, pero ya nos estamos cansando y no va a pasar mucho tiempo antes que la gota rebose el vaso. Analicemos qué México queremos, qué México nos merecemos, porque el que nos está tocando vivir no es el México que queremos ni nos merecemos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios