25 de Septiembre de 2018

Opinión

Con la vista hacia a ti

No sé si a ti te pasa, pero a veces me siento espectadora de vida. Como si los demás siempre tuvieran cosas qué hacer excepto yo...

Compartir en Facebook Con la vista hacia a tiCompartir en Twiiter Con la vista hacia a ti

No sé si a ti te pasa, pero a veces me siento espectadora de vida. Como si los demás siempre tuvieran cosas qué hacer excepto yo; como si lo mejor siempre les pasara a los demás, como cuando no tienes dinero casi aseguras que eres el único que la está pasando mal.

Es como si tu papel fuera eso, ser espectador nada más y entonces ¡sólo miras la vida pasar!

Todos alrededor son felices, ¡a ti siempre te falta algo!, aún no sabes en concreto qué es, pero algo tiene que venir y dar un cambio a tu vida, así que nuevamente te acomodas a esperar.

Permíteme decirte que estás cometiendo un grave error.

Sí, yo también alguna vez lo pensé, y en ese estado ya no sé si de confort o de ausentismo ante lo demás comencé a pensar y ¿por qué yo no?, yo tengo las mismas oportunidades que tienen los demás pero tenemos tan flojas las riendas de nuestra vida, que ya se dirige casi sola, y actuamos como robots, ya con una misma rutina trazada que es la que tampoco nada ayuda a que veamos las cosas agradables.

Por lo regular cuando hemos pasado o estamos pasando por esta situación, es porque tendemos a ser perfeccionistas, las cosas que deben pasarnos tienen que ser tal cual nos las han dibujado o hecho creer de cómo deben ser; es decir, nos tenemos que casar, tener hijos, tener una casa grande con un gran jardín y un perro, cosas así de ese tipo; que todo tiene que encajar en el prototipo de lo que ha vivido alguien más.

¡No!, no necesariamente o más bien, de ninguna manera, tenemos que seguir un patrón de vida como alguien más, en esta vida de lo único que se trata es de ser feliz, de saber que todos tenemos las mismas oportunidades, que nada va a venir solo, que tenemos que buscar y luchar las metas que queramos alcanzar, que nada es imposible y que valemos como valen todos los demás, que una sacudida de vez en cuando que nos haga reaccionar y recordar hacia dónde queremos ir, y sobre eso trabajar.

Las cosas no sólo pasan para los demás, incluso dormido en tu cama, puede pasar cualquier cosa, no estamos exentos de la vida porque estamos en ella, no somos espectadores aquí todos somos actores así que deja de acomodar las cosas a manera que las vean las demás ¡hazlas para ti mismo!, nadie le dará el valor que le des tú, porque lo que tú hagas es beneficio solo para ti, si además compartes ese beneficio con alguien más, hazlo de manera discreta, jamás busques un reconocimiento a tu labor, porque entonces queda anulada, a veces no todo combina, no todo tiene que quedar perfecto, sólo tiene que servirte, que ser funcional, que te haga sentir bien y que te permita avanzar, de esa manera no solo serás alguien ocupado por hacer muchas cosas con su vida, sino que además, serás alguien libre, y muy sobre todo, deja de ver lo que hacen los demás, ¡lo mejor está dentro de ti, búscalo porque seguro lo encontrarás!

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios