Conflictos dañan a Progreso

¿En manos de quién está la solución a los conflictos que hay entre masajistas y vendedores de artesanías? Hay que aplicar la ley o nos quedaremos sin turistas.
|

Los arribos de crucero cancelados debido a la presencia de fuertes nortes ocasionaron serios  apuros económicos a numerosos prestadores de servicios que se mantienen “al día” y que solo cuentan con esta actividad para sostener a sus familias.

Afortunadamente ayer se rompió esta cadena y por fin atracó el Triumph, marco en el que nuevamente se desataron conflictos entre masajistas con la autoridad al igual que en ocasiones anteriores lo han hecho artesanos y vendedores de artesanías, de modo que, por el bien de la imagen turística del puerto, urge poner fin a estos conflictos aplicando los reglamentos correspondientes y garantizando que las sanciones se cumplan, ya que de no hacerlo pronto estas “revoluciones”, justificadas o no, se multiplicarán en perjuicio de todos.

Y si con tan solo dos llegadas canceladas, muchos tuvieron que apretarse el cinturón, imagínese amable lector qué pasaría si las navieras se alejaran paulatinamente por estos problemas.

Aunque haya quien diga que el crucero ya no deja, y se la pasen lamentando que al finalizar la jornada no vendieron, nadie está dispuesto a abandonar su espacio, de modo que habrá que trabajar de la mano de la autoridad para buscar mejorar las condiciones y hacer las gestiones para que lleguen más cruceros, lo cual, según la API, sólo será posible a partir de 2014.