12 de Noviembre de 2018

Opinión

Confrontación personal

En la vida familiar, escolar y de recreación, por ejemplo deportiva, tanto papás y maestros como entrenadores deberán reforzar en niños y jóvenes los valores de la paciencia para no rendirse ante los obstáculos.

Compartir en Facebook Confrontación personalCompartir en Twiiter Confrontación personal

El secreto de la felicidad está en no esforzarse por el placer, sino en encontrar placer en el esfuerzo.- André Gide, escritor francés

Lo que se obtiene fácilmente impide el crecimiento y la propia superación. En el ambiente estudiantil se puede observar que hay algunos “estudiantes” que pasan grados escolares haciendo trampas y/o “colgándose” de compañeros que son buenos estudiantes que los ayudan o les hacen las tareas y los que no se esfuerzan se dedican a holgazanear irresponsablemente. Más adelante, en la vida laboral, vemos obreros, empleados y hasta jefes que no hacen ningún esfuerzo para hacer bien sus labores; delegan sus tareas y responsabilidades a sus compañeros de trabajo, lo que naturalmente genera descontento, inseguridad y mala calidad en el producto y en el servicio. 

También hay individuos que viven abusando económicamente de sus padres, familiares, amigos, etc. Viven como parásitos y sólo saben pedir, suplicar, haciéndose las víctimas para sobrevivir y llevar una vida “fácil”. Trabajar y esforzarse es ley de la vida.

Hay que aprender a ganarse el propio sustento para no ser carga para nadie. Desgraciadamente, existen jóvenes y personas adultas que sí quieren vivir con todas las comodidades, y para obtenerlas equivocan el camino dedicándose al atraco, al fraude, al robo o a otros actos criminales. Esto nos lleva a reflexionar acerca de la educación y formación del ser humano y notamos que la sobreprotección, dando a los hijos de más, para que no sufran frustraciones, los hace endebles.

La frustración es necesaria para la formación de un carácter recio, firme, responsable y esforzado porque en la vida hay que afrontar diversas situaciones y momentos duros. La persona que ha sido formada en responsabilidad y disciplina amorosa tendrá la creatividad, la fortaleza y la fe para salir adelante con su trabajo y esfuerzo. 

Por eso en la vida familiar, escolar y de recreación, por ejemplo deportiva, tanto papás y maestros como entrenadores deberán reforzar en niños y jóvenes los valores de la paciencia para no rendirse ante los obstáculos; del esfuerzo para alcanzar sus objetivos y de la firmeza. Sólo así cambiará la mentalidad cómoda y consumista sin límites, que conlleva al placer inmediato y al despilfarro. Hay que recuperar el valor del trabajo honrado, de la sencillez y promover los gozos auténticos y sanos que propician la auténtica realización personal y el bien común.

¡Ánimo! hay que aprender a vivir.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios