23 de Septiembre de 2018

Opinión

Contra el hambre, hay esperanzas

Durante los últimos días las autoridades de todos los niveles han desplegado un trabajo...

Compartir en Facebook Contra el hambre, hay esperanzasCompartir en Twiiter Contra el hambre, hay esperanzas

Durante los últimos días las autoridades de todos los niveles han desplegado un trabajo intenso en Othón P. Blanco, Bacalar, José María Morelos y Felipe Carrillo Puerto: hablamos de la “Cruzada contra el Hambre”, ferias de empleo, inauguración de domos multifuncionales, ampliación de redes hidrosanitarias, construcción de lactarios, jornadas de salud y capacitaciones de diverso tipo.

De todo lo anterior, cabe destacar las acciones para mitigar la pobreza y la carencia alimentaria, una labor titánica de coordinación entre los gobiernos locales, la administración de Roberto Borge Angulo y de la Federación, cuyos resultados pueden juzgarse por sus cifras. Mariano Angulo Alamilla, coordinador estatal de Prospera, confirmó que han sido atendidos 62 mil 120, sobre todo en las zonas sur y maya, donde más padecen.

De acuerdo con Mariano Angulo, el Estado se encuentra entre los 10 que aplican con éxito los programas en torno a la Cruzada, lo cual refleja que tal esfuerzo surte efecto. Lo mejor, según la misma fuente, es que no descansarán, aun cuando los números favorecen. Y eso da esperanzas.

El solo hecho de que no hay cabida para la autocomplacencia es una buena noticia para los miles de habitantes en condiciones de marginación; más aún, considerando el contexto general, respecto de que aproximadamente el 25 por ciento de la población sobrevive en la pobreza. 

La gran ventaja es que en esta región prevalece la paz social, con la que puede conseguirse en menor tiempo niveles de bienestar y por lo tanto de progreso. Dicho de otra manera, cuando predomina la paz social, se facilita la estabilidad política y, de alguna manera, se desarrollan las circunstancias para el progreso. Algo contrario a lo que ocurre hoy en otras entidades.

Cabe resaltar que también está funcionando el programa “65 y Más”, mediante el cual más de 45 mil adultos mayores reciben una pensión en el Estado, que para muchas familias de estos municipios representa el único sustento. Aunado a ello, 60 mil 636 familias son beneficiarias de Prospera y 28 mil 551 más han sido incorporadas a la tarjeta “Sin Hambre” para intercambiar sus recursos por productos en las tiendas Diconsa, esto con base en cifras proporcionadas por Angulo Alamilla.

Al revisar los informes actualizados del país, uno se percata de que en dos años de Cruzada aumentó la población con primaria concluida; mejoraron los indicadores de lactancia materna exclusiva y predominante en menores de seis meses, lo mismo que el indicador de alimentación correcta de cero a 23 meses, así como en nutrición se constata un efecto protector en bajo peso en menores de dos años, además de una disminución en la prevalencia de baja talla en menores de cinco.

Si bien la Cruzada representa un factor protector para que no continúe demeritándose la variedad de la dieta en los menores, que incluye a sectores históricamente relegados y que se perfecciona sobre la marcha, falta mucho por hacer.

Lo primero es fortalecer el esquema de apoyo alimentario “Sin Hambre”, el cual contribuye a mejorar la disponibilidad de alimentos en localidades de difícil acceso, además del aumento en la cobertura de Prospera y del programa de abasto social de leche liconsa.
También es necesario mejorar las estrategias de inclusión de los habitantes con menos ventajas, así como dar una atención especial en los hogares con niños en edad preescolar, sobre todo si sufren desnutrición.

Urge contar con apoyo intersecretarial y de las instancias de ayuda alimentaria para consolidar estrategias integrales, que contribuyan a conservar un estado óptimo de nutrición.

Sería ideal monitorear con más frecuencia y evaluar de manera permanente el componente alimentario y nutricional de la Cruzada, para medir su impacto a largo plazo, cumplir sus objetivos y evitar su lucro, más en época electoral.

Por último, sería atinado reclutar a voluntarios para llegar a más y pronto. La participación ciudadana es clave.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios