16 de Diciembre de 2017

Opinión

“Cuando muera... mi agenda no tendrá pendientes”

La necesidad “obsesiva “de perfección y el deseo de paz interior se contraponen. Hay que estar contentos por lo que somos, hacemos y tenemos

Compartir en Facebook “Cuando muera... mi agenda  no tendrá pendientes”Compartir en Twiiter “Cuando muera... mi agenda  no tendrá pendientes”

Todo se cuece mejor a fuego lento.-  Dicho popular

La necesidad “obsesiva “de perfección y el deseo de paz interior se contraponen. Hay que estar contentos por lo que somos, hacemos y tenemos

Cuando nos centramos sólo en lo exterior hay insatisfacción y descontento, ansiedad e irritabilidad. Sólo centrarnos en la  imperfección y las prisas nos impide ser amables y bondadosos con nosotros mismos y con los demás. Nos volvemos jueces implacables. Ser comprensivos con nosotros mismos no impide hacer las cosas mejor cada día.

Lo importante es NO centrarnos neuróticamente en lo que no está o no salió “perfecto”. Hay que apreciar y disfrutar lo que hasta hoy hemos logrado. Lo malo está en el hábito  de la crítica despiadada hacia uno mismo, hacia los otros y a las situaciones que “deberían” ser diferentes de cómo son ahora.

Cuando aceptamos la imperfección podemos entrar a la PERFECTIBILIDAD. El miedo y las prisas agotan la creatividad y la motivación en nuestro quehacer y transcurrir  en la propia vida, además  se contagia a los que conviven, comparten y colaboran con nosotros.

Es importante practicar la relajación, llevando una vida más plácida,  convenciéndonos de que “conmigo o sin mí” la vida proseguirá y los demás son capaces de llevar su propia vida adelante aun sin nosotros.

Todos hacemos falta más NO somos indispensables. Cálmala y verás que todo sale mejor. Seremos más pausados, tendremos más concentración.

Dejemos de competir y querer “demostrar” que somos Don o Doña Perfecta porque ¡no es cierto! Esta actitud fastidia a los demás y nos volvemos desagradables y soberbios. Ocupémonos de ser y hacer lo mejor posible cada día y todo irá fluyendo. “Dejémosle a cada día su propio afán”.
¡Animo! Hay que aprender a vivir

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios