23 de Septiembre de 2018

Opinión

Cuidado al cambio de siefore

Las siefore, al recibir el ahorro de los trabajadores, lo convierten en acciones que son los medios por los que nuestro dinero se invierte.

Compartir en Facebook Cuidado al cambio de sieforeCompartir en Twiiter Cuidado al cambio de siefore

Desde diciembre de 2015, la Consar publicó disposiciones de carácter general que permiten a los trabajadores elegir la siefore de su conveniencia, pero condicionado a permanecer en ella un mínimo de tres años; anteriormente, sólo se permitía cambiarse a una siefore de mayor antigüedad.

Las siefore, al recibir el ahorro de los trabajadores, lo convierten en acciones que son los medios por los que nuestro dinero se invierte.

El cambio de siefore no tiene costo, pero la decisión que tome puede tener consecuencias económicas adversas, pues deben de venderse y de comprarse nuevas acciones.

A continuación le daré algunas consideraciones importantes, previo al cambio de siefore.

Primero, hay que analizar los rendimientos históricos y el índice de capitalización de la siefore que deja, y de la que va a elegir.
Segundo, analice el precio de venta de las acciones que hoy día tiene y compárelo con el precio de las acciones que comprará; el precio de venta y compra de acciones cambia todos los días.

Si hoy quisiera comprar y vender dólares, notará que el precio de venta es más alto que el precio al que se los pagarían si los vendiera.

Algo similar ocurre cuando vende para comprar nuevas acciones, por ello el consejo de que analice muy bien este punto; si el número de acciones a comprar se incrementa, probablemente la decisión sea buena.

Si el número de acciones disminuye, la conveniencia pudiera estar en el índice de capitalización de las acciones de la siefore a elegir; no es fácil la decisión, considerando el bajo perfil de inversionista de un asalariado.

Tercero, el riesgo financiero y la propensión a minusvalías (pérdidas virtuales) al estar en una siefore de menor antigüedad tiende a ser mayor y más recurrente; sin embargo, a largo plazo puede resultar una buena decisión.

Si con posterioridad a que se cambió de siefore decide cambiar de afore, sus recursos llegarán nuevamente a la siefore básica que por razón de su edad le corresponda y, si luego decide cambiarse a una siefore de más reciente apertura, sucederá lo mismo que ya le hemos comentado, pero el riesgo de “pérdida real” aumenta.

Cambiar de siefore puede ser bueno, si se pensionara por el régimen de cuentas individuales y le faltan no menos de 10 años; si el plazo es menor, el sentido común aconseja pensarlo y analizarlo muy bien.

Para cambiar de siefore, ingrese a www.e-sar.com.mx, entre a la pestaña “Selección de siefore”, digite los datos que el sistema le pida y espere a ser contactado por un agente promotor, quien le ayudará a concluir el proceso.

Tratándose de aportaciones voluntarias, complementarias de retiro y de ahorro a largo plazo, puede cambiarse de siefore en cualquier momento, con las mismas implicaciones ya comentadas.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios