21 de Julio de 2018

Opinión

Cuidar y amar a la mamá Tierra

Los hombres dedicados al cultivo de la tierra saben lo que es amarla, protegerla. Me gustaría sentir ese apego por el elemento que nos da asiento y alimento para los géneros animal y vegetal…

Compartir en Facebook Cuidar y amar a la mamá TierraCompartir en Twiiter Cuidar y amar a la mamá Tierra

¿Pensaste en alguna ocasión, amable lector(a), lo que sería vivir en un entorno hostil a tu naturaleza, que tu hogar fuese un infierno ambiental?

Mañana, 22 de abril, es el Día Mundial de la Madre Tierra, según resolución de la ONU, para crear conciencia en el orbe y cuidar el planeta que resiente –muy seriamente- el calentamiento global y el peligro de la desaparición de especies, ante la depredación humana.

Algunos dicen cuidar el medio ambiente. Estas dos palabras significan lo mismo…

Los hombres dedicados al cultivo de la tierra saben lo que es amarla, protegerla. Me gustaría sentir ese amor, ese apego por el elemento que nos da asiento y alimento para los géneros animal y vegetal…
Imposible, en el espacio del que disponemos verter esos sentimientos. Si se me permite daré paso a fragmentos de la carta que el jefe sioux Seathl enviara como respuesta al entonces presidente de E.U. Franklin Pierce (1853-1857), quien le hizo a aquél una oferta para comprarles sus tierras:

¿Cómo se puede comprar o vender el cielo y el calor de la Tierra? Esta idea es extraña para nosotros. Si hasta ahora no somos dueños de la frescura del aire o del resplandor del agua ¿cómo nos lo pueden ustedes comprar? Nosotros decidiremos en nuestro tiempo. Cada parte de esta tierra es sagrada para mi gente. Cada espina de pino brillante, cada orilla arenosa, cada rincón del oscuro bosque, cada claro y zumbador insecto es sagrado en la memoria y experiencia de mi gente. La savia que circula por las venas de los árboles lleva consigo las memorias de los pieles rojas.

El noble sioux establece las diferencias entre pieles blancas y pieles rojas y con hidalguía decide rendirse ante lo inevitable luego de predecir la desaparición de animales y formas de amar a la Madre Tierra y concluye:

Cuando el último piel roja de la tierra y su memoria sean solamente la sombra de una nube cruzando la pradera, estas costas y estas praderas aún contendrán los espíritus de mi gente...

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios