17 de Octubre de 2018

Opinión

Cuidemos a Tulum, la potencia en auge

De manteles largos por sus seis años, Tulum está de fiesta.

Compartir en Facebook Cuidemos a Tulum, la potencia en augeCompartir en Twiiter Cuidemos a Tulum, la potencia en auge

De manteles largos por sus seis años, Tulum está de fiesta. Más aún, por los 100 millones de pesos invertidos en infraestructura turística, urbana y deportiva, un tema que sus habitantes reclamaban con frecuencia. Era justo y necesario en un municipio joven, pero de tierras milenarias, innumerables atractivos a la vista y con tesoros escondidos.

Una de las demandas más recurrentes de locales y turistas era la rehabilitación de su avenida principal y el mejoramiento de la imagen en general. Para este asunto se canalizan poco más de 20 millones de pesos.

Otro tópico que debe regularse en su totalidad es el manejo de la basura. El gobierno federal aprobó 16.4 millones de pesos para el Centro Integral de Manejo de Residuos Sólidos. Además de ello, para la clausura y saneamiento del tiradero se tendrán que invertir 10.5 millones.

Para reforzar el suministro de agua potable -un aspecto vital para el crecimiento- se invierten casi 44 millones en ampliación y mejoramiento de las redes de distribución y drenaje, en beneficio de casi 19 mil habitantes.

En el ramo educativo, los gobiernos estatal y federal aplicaron casi 2 millones de pesos en construcción y equipamiento de las primarias "Gregorio Pérez" y "Francisco Sarabia".

La mayoría, recursos gestionados ante la Federación por autoridades del Estado.

Son millones que implican un reforzamiento de las acciones en pleno crecimiento de un municipio destinado a convertirse, como Cancún y Playa del Carmen, en una potencia turística mundial.

El crecimiento poblacional, de fraccionamientos, comercios y hoteles se orienta hacia el sur de la entidad, donde Tulum y la Costa Maya representan los principales destinos.

Las deficiencias hoy atacadas en esos rubros donde se invierte eran, hasta hace poco, las principales quejas de los ciudadanos. Ya atendidos, los desafíos se reducen, pero otros cobran mayor importancia dado el crecimiento explosivo.

Es una tierra de oportunidades y como tal ve llegar a nuevos habitantes con una rapidez insólita, tal como ocurre en toda la Riviera Maya. Porque en este, el noveno municipio, existen los medios para consolidar al destino a la par de los otros del Caribe mexicano ya exitosos.

El principal reto radica entonces en lograr un crecimiento ordenado, lo cual no ocurrió en Cancún y Playa del Carmen, ciudades con cinturones de pobreza y falta de servicios en todos los ámbitos.

Ese crecimiento debe ser ordenado, con planificación y con respeto a las áreas naturales, un valor agregado de esta región, admirada por turistas de todo el mundo.

Como municipio considerado por algunos en la Zona Maya, el respeto a las tradiciones y el entorno es una obligación, para lo cual deben perfeccionarse los planes urbanos y de desarrollo. Insisto, con estricto respeto al medio ambiente y las costumbres.

Los turistas buscan a Tulum por la tranquilidad y su zona arqueológica. Llegan al municipio con la esperanza de encontrar la auténtica cultura maya, lo que no encuentran con esa majestuosidad en Cancún o Playa del Carmen. Sería pertinente combinar acciones culturales en torno al centro arqueológico y a lo largo de su territorio, para conservar aquello tan valioso.

De paso, lograr conectar con la reserva de la biósfera de Sian Ka’an y Felipe Carrillo Puerto, la capital maya, para detonar ecoturismo y cultura. En ese sentido, los convenios de colaboración entre municipios no pueden esperar, ya que significan ganancia compartida.

Lo ideal sería buscar el progreso turístico sin imitar los grandes hoteles, las playas privadas y los sistemas de hospedaje que encierran al visitante en el recinto. 

De Tulum se puede esperar todo, más si se concreta en su territorio el aeropuerto y otras obras de infraestructura con gran impacto.

Sin duda está destinado a ser otra potencia turística mundial, pero hay que cuidar esos contrastes, convertidos en lastres para Cancún y Playa del Carmen.

Esperemos que la fiesta de Tulum sea permanente. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios