23 de Septiembre de 2018

Opinión

Culto a Chávez y martirio

La opción de Chávez fue por los pobres y marginados, y por recuperar lo que la política tradicional, que él aborrecía, descuidó.

Compartir en Facebook Culto a Chávez y martirioCompartir en Twiiter Culto a Chávez y martirio

Hugo Chávez murió transformado en lo que odiaba y combatía. Con el fallido golpe de Estado de 1992 ganó cárcel, pero también popularidad y chapa de héroe nacional, que le sirvieron para amalgamar el sentimiento popular contra el establishment, la partidocracia y la corrupción.

Chávez acusó a la élite política de entonces de corrupta y de no permitir que un país tan rico despegara. Pero, a 15 años de ganar la Presidencia en 1988, su movimiento tiene tantos vicios como los gobiernos de Acción Democrática y COPEI que le antecedieron. Venezuela sigue mal como antes, con el agravante de un despilfarro proporcional a los precios siderales del petróleo.

La opción de Chávez fue por los pobres y marginados, y por recuperar lo que la política tradicional, que él aborrecía, descuidó. Pero en su ambición por refundar la república, acumuló todos los poderes del Estado –policial, militar y judicial– usándolos para perseguir a opositores y disciplinar a los suyos.

Con su prédica anti imperialista y anti estadounidense disfrazó la expansión de su imperio nacionalista. Lideró con ideas de unidad regional y a fuerza de millonarios subsidios petroleros, interfiriendo en elecciones y políticas en el extranjero. Hipócritamente, su pretendido imperio tuvo en el yanqui, “el del mal”, a su mayor y más fiel aliado comercial.

Su carisma popular es fiel retrato de las grandes multitudes que despidieron su féretro. Pero el apoyo que cosechó durante su carrera no fue sólo espontáneo, sino intencionado. Apuntalado por un enorme aparato de propaganda, Chávez creó un populismo sentimental basado en un estricto culto a la personalidad, polarizando a la sociedad. De ahí que, tras su muerte, muchos vivieron el luto llorando y otros descorchando.

La maquinaria del populismo no distingue entre seguidores genuinos, beneficiados ocasionales o parásitos permanentes. Tiene vida propia y requiere de un líder, un mártir o una idea a la que seguir. Sin la debida manutención -propaganda, clientelismo y recursos económicos ilimitados- el movimiento puede dividirse o surtir un efecto bumeran peligroso.

El chavismo cuenta ahora con todas las ventajas. Treinta días es poco tiempo para que las emociones se disipen y para que el duelo y el 57% conseguido en las elecciones de octubre pierdan impulso. La estrategia de extender el duelo a catorce días y eternizar a un Chávez embalsamando su cuerpo cumple con mantener la agitación y el culto al líder.

Es que la muerte natural de Chávez fue un golpe duro. La muerte sin tragedia, sin persecución, no es martirio ni redención. El chavismo habría preferido que el comandante hubiera sido abatido como el Che Guevara, Gandhi y Martin Luther King o, al menos, que el modo de su deceso despertara dudas como el de Salvador Allende.

De ahí que las dudas ya las haya presentado el ahora presidente interino, Nicolás Maduro. Aunque en forma ficticia, animó una fórmula para crear el martirio necesario. Afirmó que una comisión investigativa futura detectará que a Chávez le inocularon el cáncer, es decir que fue asesinado, al tiempo que echaba a dos diplomáticos estadounidenses, cerrando así el círculo del complot extranjero.

La inventiva conspirativa de Maduro, propia de los regímenes autoritarios de izquierda o derecha, fue atributo permanente de Chávez. Le daba lo mismo pronosticar invasiones y su posible asesinato, que acusar a EU de haber provocado el terremoto de Haití mediante detonaciones subterráneas.

El fin último siempre es alimentar el patriotismo y, sobre todo, las lealtades cuasi religiosas de los seguidores. Ahora fallecido, el oportunismo y lealtad del chavismo recurren a inmortalizar el cuerpo y espíritu del líder ya convertido en prócer; y alimentar la devoción armada de los círculos bolivarianos que juraron proteger la revolución.

Más allá del mito que buscan crear, no creo que Chávez “vivirá para siempre”, como dijo Evo Morales, ni que bajará de los cielos junto a Jesucristo el Día de la Resurrección para imponer paz y justicia, como pronosticó el presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad.

El endiosamiento de Chávez tiene fines más terrenales y de corto alcance: Conservar la unión del movimiento, ganar las elecciones y mantener cierto control autoritario para evitar que la profunda crisis económica aniquile cualquier plan de supervivencia futura.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios