De acechar, acechón y ch’eneb-it

En Yucatán acechar tiene los significados de ver, dar una ojeada: “Acecha a ver si no dejé mi bulto en la sala”.

|
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

El Diccionario del Español Usual de México dice que acechar (del la-tin assectari) significa “observar sigilosamente a alguien sin que se dé cuenta, generalmente para atacarlo o causarle algún daño”: “Tigres que acechan con los instintos exasperados”, “El escorpión me acechaba”. Igualmente, “amenazar con presentarse u ocurrir alguna cosa mala o dañina para alguien”: “Muchos peligros nos acechan”. Espiar: “El mentecato me acechó mientras me bañaba”.

Aparte de estas acepciones, en Yucatán tiene los significados de ver, dar una ojeada: “Acecha a ver si no dejé mi bulto en la sala”. “Anda a acechar si ya llegó tu papá”. También visitar, pasar a saludar a alguien: “Te pasé a acechar, supe que estabas enferma”. En ambos casos se refiere a “mirar superficial o ligeramente algo o a alguien”, “echar un vistazo”. 

No confundir con los mexicanismos “echar un ojo”, vigilar, cuidar: “Échale un ojo a mi maleta, voy al baño”; o “echarse un taco de ojo”, deleitarse viendo a alguien que es guapo/a y de buen cuerpo: “Me fui a echar un taco de ojo a la playa”.

Acechón, como adjetivo, significa “visita breve o cortés”, de entrada por salida, de la acepción que en Yucatán tiene el verbo acechar, esto tal vez por influencia de la voz maya ch’eeneb: “Ya nos vamos –¿Tan pronto? –Sí, sólo venimos a darles un acechón”. Admite el diminutivo afectuoso acechadita: “Vine a darte un acechadita”. Ch’eeneb, es visita breve, acechar: Taalen in ch’eenebte’ex, “Vine a hacerles una visita rápida” o “Vine a jan visitarles”, donde el adverbio maya jan, denota rapidez.

Se le dice acechón, como sustantivo, a la persona que acecha o espía y que, según el Diccionario de la RAE, también puede decirse “acechador”. En lengua maya se diría jch’eneb it, de ch’eeneb, (acechar) e iit, (culo, trasero) con el prefijo masculino maya j antepuesto, al que se dedica a acechar por las rendijas, postigos, ventanas o agujeros de puertas a las muchachas cuando se cambian de ropa para ir a dormir. 

Cargando siguiente noticia