12 de Diciembre de 2017

Opinión

De golpes, pescozones y bofetadas

En Yucatán se usan varios términos, antiguos o híbridos maya-español, para designar los golpes físicos.

Compartir en Facebook De golpes, pescozones y bofetadas Compartir en Twiiter De golpes, pescozones y bofetadas

El vocablo golpe lo define el Diccionario del Español Usual en México como: “Encuentro violento y repentino de un cuerpo con otro, accidental o provocado por uno de ellos, y efecto que les produce”. En sentido figurado, es impresión intensa o inesperada:

“La muerte de su hijo fue un duro golpe para ella”. También permite formar diversos conceptos: golpe de suerte/ de calor/ de Estado/ de golpe y porrazo. 

En Yucatán se usan varios términos, antiguos o híbridos maya-español, para designar los golpes físicos, como wask’op, del maya waas, jícara (Crescentia cujete) L. y k’oop, golpe seco dado con los nudillos de los dedos en la cabeza de alguien; pescozón: “Mamá, Gil me dio un wask’op”. Pluralizado es wask’opes. El DRAE define pescozón como “golpe que se da con la mano en el pescuezo o en la cabeza”. También se usa k’oroch’azo, hibridismo del maya k’ool, golpear, lastimar, herir; quizá de ch’a, recibir, tomar más el aumentativo –azo: “Niño, o dejas de chechonear o te doy un k’oroch’azo”.

Hay otros golpes que reciben nombres específicos, dependiendo del objeto con que se propine: chicotazo, azote dado con chicote; cintarazo o fajazo, dado con cinturón; chancletazo, con una chancleta, etc. Aporreón, derivado de aporrear, es golpe que se da una persona contra alguna cosa o que le hace dar a dicha cosa: “Se dio un santo aporreón contra la pared”.

Los castigos corporales se refieren con voces como limpia: nalgadas o azotes dados a los niños cuando se portan mal: “Hoy sí que este niño tiene que llevar su limpia”. También wich’azo (del maya wíich’, hacer vibrar una cosa flexible, jaats’, golpe dado con un instrumento y –azo), azote que deja huella, dado con cinturón o gajo de árbol: “Le dio sus buenos wich’azos”.

Con el hibridismo santo-jats’ (de santo, con exceso y jáats’, azotaina, limpia,) se llamaba a las palizas que propinaban a los criados en las fincas y haciendas henequeneras.

Asimismo se emplea bok’it (del maya book’, acción de batir e iit, trasero, culo), golpe dado con el empeine del pie en las nalgas de otra persona. Se usa con el prefijo despectivo x–: “Le di un xbok’it”. Por extensión también se aplica a la bofetada: “Te voy a dar un xbok’it”. 

La voz lapo, aunque se cree de origen maya, el DRAE dice que es de origen incierto y lo define como bofetada, incluso como cintarazo, latigazo o bastonazo: “¡Mejor cállate o te doy un lapo!”.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios