18 de Diciembre de 2018

Opinión

De lo bueno, ¡lo mejor!

A diario se nos presentan oportunidades para relacionarnos con diferentes personas, por eso, es muy importante ser selectivos y escoger con quiénes queremos iniciar una amistad.

Compartir en Facebook De lo bueno, ¡lo mejor!Compartir en Twiiter De lo bueno, ¡lo mejor!

Sé que existo en la medida en que entro  en relación con el otro.-  Emmanuel Lévinas, filósofo   

Es muy importante elegir cuidadosamente a los amigos con quienes compartimos afectos y experiencias, diferentes intereses y largas charlas en las que  queda siempre algún tema importante para la próxima reunión. Esa convivencia nos ayuda a desarrollar lo mejor de nosotros y a vivir con más plenitud. 

A diario se nos presentan oportunidades para relacionarnos con diferentes personas, por eso, es muy importante ser selectivos y escoger con quiénes queremos iniciar una amistad. A través de la amistad se escucha el espíritu y podemos enriquecernos mutuamente.  Un amigo no es sólo para obtener beneficios personales y “utilizarlo” egoístamente. Una pregunta clave para iniciar y conservar una verdadera amistad es: ¿qué puedo ofrecerle a mi amigo? Hay que entender que la relación amistosa florece de “ida y vuelta”. 

El amigo acompaña, no invade, no presiona sino que comprende y disculpa amorosamente. Sabe escuchar y muchas veces es una ayuda moral; se alegra con la alegría y con los éxitos del otro. Sabe comprender los deseos, las aspiraciones y también desilusiones, etc., y con verdadero interés escucha las confidencias del amigo. Así se aumentan la confianza y la solidaridad que son andamios básicos para sostener la amistad. La distancia física, cuando ocurre por situaciones de la propia vida, no corta el vínculo maravilloso del amor que pervive a pesar de la separación. 

Sin embargo, existe la pseudoamistad, en la que la intención oculta es aprovecharse de la otra persona. Cuando se da el encuentro, lo único que interesa es la conveniencia egoísta sin importar ni tomar en cuenta al que se le llama “amigo”. Un amigo no puede ser abusado, explotado, engañado, ridiculizado y desatendido y seguir siendo un amigo. 

Las relaciones amistosas en realidad son más fáciles de lo que parecen ser. Lo único que hay que hacer para tener AMIGOS es ser nosotros AMIGOS. No se necesita ser guapos, ni ricos, ni de la “alta sociedad” para tener amigos, sólo se necesita brindar AMISTAD AUTÉNTICA. 

Te comparto una manera de pensar respecto a la amistad que encaja con mi experiencia: “Pensar siempre que todo ser humano es mi amigo. Unos lo han sido de verdad; otros me han rechazado, pero las amistades que he entretejido y conservado a lo largo de los años han compensado abundantemente las raras decepciones que he sufrido”.  .  

¡Ánimo! hay que aprender a vivir.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios