De los que nacen en el Mayab

Escribí 'Del manantial del corazón' porque en tiempos tan violentos necesitamos lanzar palabras amorosas a los niños.

|
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

¿Cuáles son las hierbas que se usan para bañar a las mujeres yucatecas después de dar a luz? ¿Cuáles debe usar para el baño que le ayudará a tener más leche? ¿Por qué se le anuda un hilo negro a la mano de un bebé? ¿Por qué se pone una tijera en cruz bajo su hamaca mientras duerme? ¿Cómo curar el asma en un recién nacido? Con esas y muchas preguntas más me lancé a indagar los ritos y mitos del embarazo, parto y posparto de los que nacemos en el Mayab. 

Yucatán es una tierra llena de magia y misticismo, recuerdo que mi mamá hacía esos rituales con mi hermanito y ahora los repiten con mis sobrinos. Creo que hay en esos rituales un profundo goce por proteger a los bebés y una serie de símbolos que sin duda le  acompañarán en su primera infancia.

Noto que son costumbres que caen al olvido y que el teatro, en su finita forma de proteger y compartir, puede multiplicar estas costumbres para que los espectadores tengan conocimiento y hagan posterior buen uso de ellas. Por eso escribí “Del manantial del corazón”, porque en tiempos tan violentos necesitamos construir otros paisajes, lanzar palabras amorosas a los niños y que éstas les auguren buen presente y futuro.

“Del manantial del corazón” es una coproducción del Fondo Municipal para las Artes Escénicas y la Música 2015-Fonca-Conaculta y Sedeculta.

Me gustaría decir que las historias que comparto en la obra son inventadas, producto de la ficción o de mi imaginación, lamentablemente no es así, esta obra sigue la línea testimonial de “Mestiza Power” y entrega historias de vida, pero también de muerte. Del devastador momento en que las mujeres pierden a sus hijos. 

En mi  trabajo de investigación descubrí los rituales y las costumbres alrededor de los niños que mueren. Tenemos una larga tradición sobre ello, pero pareciera que la muerte impune de las niñas y los niños se está volviendo una nueva tradición en nuestro país. 

Me niego a ello, por eso asumo mi obra como un trabajo de recuperación, pero también como una protesta para que Yucatán proteja a sus niños y vuelva a compartir con ellos los ritos de antaño. 

Un espectáculo diseñado para cuarenta espectadores, para volverlos parte del ritual y compartir palabras amorosas en la ceremonia del hetzmek. 

La obra cuenta con las actuaciones de Andrea Herrera, Addy Teyer y yo. Con música original del maestro Pedro Carlos Herrera, la obra estará en el Centro Cultural Olimpo 2, 3, 9 y 10 de julio a las 20:00 horas. Informes y reservaciones: 2895098.

Cargando siguiente noticia