25 de Septiembre de 2018

Opinión

De película

Es cierto que gran cantidad de músicos pasan inadvertidos en ocasiones y es muy importante darles su reconocimiento, pues imaginemos una película sin “soundtrack”…

Compartir en Facebook De películaCompartir en Twiiter De película

En estos días estamos dedicando nuestro programa de televisión a temas musicales que se convirtieron en piezas emblemáticas del cine. Al darle seguimiento y escucharlas nuevamente, es imposible no asociarlas al mismo tiempo con escenas clave en cada filme, que lograron emociones diversas en nosotros en compañía de unas palomitas.

Algunos temas compuestos, especialmente para crear ambientes, lograron colarse en la lista de clásicos, además de temas de músicos de renombre en el “mainstream”, no creados para los filmes, al incluirlos potenciaron su fórmula.

Podríamos enumerar una lista básica, pero coincidimos en los primeros que se nos vienen a la mente, tal es el caso de “My heart will go on”, de Celine Dion, que inevitablemente nos lleva a ver en nuestro recuerdo como se hunde el Titanic, como al escuchar las notas fuertes y graves orquestales de John Williams al anunciar con un terrorífico suspenso que un tiburón nada cerca de los bañistas que nadan sin temor en “Jaws”, o el romántico momento en que al escuchar las notas de “The Righteous Brothers” interpretan con un sentimiento profundo “Unchained Melody”, al momento que Patrick Swayze abraza a Demmi More, al mismo tiempo que moldean una pieza de barro y se juran amor eterno en “Ghost”.

O la maravillosa “Imperial March”, que anuncia la entrada en escena del imponente traje negro de Darth Vader en “Star Wars” y así, otros temas atemporales en películas como “You Never Can Tell” de Chuck Berry en “Pulp Fiction” y las que se encuentran en catálogos bailables gracias a artistas como los “Bee Gees”, con “Stayin’ Alive” en “Saturday Night Fever”, y qué diríamos de películas completamente musicales como el fantástico “Jesucristo Superstar” y “Moulin Rouge”, con voces de Christina Aguilera, Pink, Missy Elliot y Mya. Es de esperarse que con estos ejercicios comencemos a buscar en todas partes más canciones que se asocien. Y además es muy divertido.

También es cierto que gran cantidad de músicos pasan inadvertidos en ocasiones y es muy importante darles su reconocimiento, pues imaginemos una película sin “soundtrack”… ¿verdad que es difícil? Últimamente, algunas obras intencionalmente su background musical es el mínimo, esto nos lleva a reconocer el trabajo actoral de algunos histriones, pues en ocasiones la música, como dicen algunos… “hace toda la chamba”, si no me creen, imaginen la saga “Twilight” sin los temas de la banda “Muse” o “Paramore”, sería casi inconcebible.

Esta será la primera parte de este tema, al mismo tiempo les invito a seguir la parte visual y musical en MTO los martes y jueves por Canal 2 de SIPSE Televisión… mientras tanto… Groove On!! 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios