18 de Febrero de 2018

Opinión

La debacle

El alcalde de Mérida Renán Barrera Concha no perdió la oportunidad de mandar mensajes de reproches y hasta recordatorios hacia quien será su sucesor: Mauricio Vila Dosal.

Compartir en Facebook La debacleCompartir en Twiiter La debacle

Desde su tercer informe de gobierno, el alcalde de Mérida Renán Barrera Concha no perdió la oportunidad de mandar mensajes de reproches y hasta recordatorios hacia quien será su sucesor: Mauricio Vila Dosal. Los  colaboradores del alcalde de Mérida no ocultaban su inconformidad, su expresión facial lo confirmaba, por el contrario se solidarizaban con aplausos cuando Renán Barrera hacía los señalamientos de advertencia a los nuevos inquilinos del Palacio Municipal.

Renán Barrera remarcaba: “El ayuntamiento no está para experimentos”, no hay tiempo para la curva del aprendizaje, pero esto no quedó ahí, sino que, rompiendo las reglas del republicanismo, en uno de sus informes de gobierno, el alcalde alude a temas partidistas al señalar que “el PAN está a tiempo de regresar a sus valores”.

Todos estos reproches de Renán Barrera fueron porque ya tenía la información de que varios de sus colaboradores serían vetados por Mauricio Vila para que siguieran  en el Ayuntamiento. Vila, en reuniones con líderes empresariales, oía las quejas: “No queremos más hermanos incómodos”, “ya basta de que bajo la mesa se tenga que soltar dinero para que se liberen permisos”.

Mauricio Vila tuvo que realizar sus propios acercamientos con líderes de las cámaras empresariales, como el caso de la CMIC que encabeza Edgar Conde, donde la tónica fue la misma: “Ya no más un gobierno de amigos y de cerrazón”.

Es por eso que en la nueva conformación del Ayuntamiento de Mérida fue vetada la inclusión de quien actualmente ocupa la Oficialía Mayor, Mario Martínez Laviada, y del responsable de Desarrollo Urbano, Federico Sauri Molina, a quien varios empresarios señalaron como no confiable.

Al tener la percepción de cómo ven los empresarios y las cámaras al Ayuntamiento de Renán Barrera, Mauricio Vila no duda en actuar, pues le urge mandar  un mensaje de que él es diferente y busca distanciarse del alcalde y para ello incluye en su gabinete a Alvaro Juanes, quien es cercano a los hombres y mujeres de negocios, pero además les da certeza de que no habrá más negocios con gente cercana al nuevo presidente municipal.

Por su parte, el nuevo dirigente del PAN, Raúl Paz Alonzo, sabe que  la resolución del Trife para la conformación de la bancada con los plurinominales le hará más fácil llegar a acuerdos en donde prevalezca la mayoría, lo que le permitirá tener más injerencia en la conducción de la fracción parlamentaria.

La conformación de la fracción parlamentaria del PAN es un nuevo revés para Renán Barrera, ya que el Trife excluye, entre otros, a José  Camargo, quien era propuesta  del alcalde, pero además la sentencia excluye a dos ex regidoras cercanas al munícipe.

Después de recibir la constancia que lo acredita como nuevo dirigente del PAN, Raúl Paz comentaba con varios panistas la anécdota de que acudió a la clínica a realizarse un examen médico, para que no lo reconocieran fue con gorra y lentes y pidió su examen de sangre “que un grupo de pen…” le solicitó, lo que motivó que todos los presentes se rieran, ya que entre los que le hicieron el reto estaba el diputado Elías Lixa, uno de los integrantes del grupo que pidió los exámenes a Paz.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios