13 de Noviembre de 2018

Opinión

“Dejar algo bueno, por algo mejor”

Bueno es tener de sobra, pero es mejor tener sólo lo necesario, para poder disfrutarlo.

Compartir en Facebook “Dejar algo bueno, por algo mejor”Compartir en Twiiter “Dejar algo bueno, por algo mejor”

“La vida es un paraíso, pero los hombres no lo saben, ni se preocupan en saberlo.” Frase de Dostoievski y que cierta es. ¿En tu vida te conformas con lo bueno o buscas lo mejor? ¿Gozas tus satisfacciones o disfrutas de tus penas y dolores? 

Tal vez eres promotor de tu infortunio, y debes de tener cuidado porque si vives diciendo que todo te saldrá mal, tal vez te conviertas en profeta. Tal vez eres una persona que anda con su ataúd a cuestas, y no te das tiempo en vivir y si tendrás tiempo para morir.

Hemos vivido poco o mucho, pero  hoy es necesario aprender a diferenciar entre lo bueno y lo mejor, para darle mas calidad a nuestra vida y gozarla en plenitud.
Bueno es tener de sobra, pero es mejor tener sólo lo necesario, para poder disfrutarlo. 

Porque uno solo es dueño de lo que disfruta, no de lo que posees.
Bueno es gozar de la vida, pero es mejor conocerla. Porque se goza mas nuestra existencia, cuando hemos aprendido a vivir, dándole mas calidad a nuestros años. La vida sólo nos da tiempo y espacio, depende de nosotros llenarla.

Bueno es que nos aplaudan, pero es mejor triunfar solo, con el  reconocimiento de Dios. Porque el aplauso engaña, y cuando nos señalan nuestros defectos, y los aceptamos crecemos en calidad y cantidad. Eso nos ayuda a triunfar sobre nosotros mismos. La calidad del hombre se forja en el crisol de su carácter y sus privaciones. ¿Qué te importa mas el aplauso de los hombres o el aplauso de Dios?

Bueno es saber hablar, pero es mejor escuchar. El silencio es el maestro de los filósofos, al escuchar para aprender. Porque buena es la adecuada compañía, pero es mejor estar a solas con nuestros pensamientos dialogando con Dios. 


Bueno es vivir exento de trabajo, pero es mejor tenerlo. Porque el trabajo es la salud del cuerpo, la fortaleza del espíritu y la ocupación de la mente. Cuando te jubiles sólo vas a pensar en los pagos, en tus problemas y las enfermedades.
Bueno es ser libre, pero es mejor la esclavitud del hombre recto. 

El cumplir con nosotros mismos y saber diferenciar entre libertad y libertinaje, nos clarifica la mente, refuerza nuestros valores y nos ayuda a doblegar el cuerpo. No hay que olvidar que el alma no crece cuando le sumamos, crece cuando le restamos.

Bueno es que te amen, pero es mejor que tu ames. El amor hay que saber darlo para poder recibirlo. Si tienes un hueco en tu vida, llénalo de amor. Y no hay que olvidar trabajar en nuestra autoestima. “El amor a uno mismo, puede ser el principio de un largo romance.”

Todo lo anterior es bueno saberlo, pero es mejor vivir como si lo ignoráramos, porque somos lo que pensamos y valemos por lo que llevamos en la mente y el corazón.

Aprenderemos la gran diferencia entre lo bueno y lo mejor, cuando valoremos la vida que Dios nos regalo. Bien dice R. Tagore: “La vida se nos da, y la merecemos dándola.” Seremos dignos de esta vida, cuando la pongamos al servicio de los demás y aprendamos a valorar el gran amor que Dios nos tiene. Porque no hay que olvidar que: “Es bueno saber de Dios, pero es mejor el sabor de Dios”.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios