11 de Diciembre de 2018

Opinión

Delegaciones y taquicardia

Posiciones de primera línea, unas más destacadas que otras –como Desarrollo Social e IMSS–, las delegaciones federales enfrentan en estos días una etapa gradual de relevos que genera taquicardia en muchos...

Compartir en Facebook Delegaciones y taquicardiaCompartir en Twiiter Delegaciones y taquicardia

Posiciones de primera línea, unas más destacadas que otras –como Desarrollo Social e IMSS–, las delegaciones federales enfrentan en estos días una etapa gradual de relevos que genera taquicardia en muchos, dejando ante todo una enorme interrogante sobre si en verdad los cambios serán para bien de Quintana Roo, caso por caso.

Por poco más de 12 años, el PAN ocupó parcial e irresponsablemente estas posiciones, improvisando elementos que en muchos casos nadaron de a muertito, conformándose con disfrutar las mieles del sueldo y otros privilegios, pero sin dejar una huella de efectividad.

En muchos casos las delegaciones federales fueron un referente inevitable de pasividad u omisión, ya que los casos detonaban y había creciente irritación social, sin que las  representaciones federales dijeran esta boca es mía.

Migración, Profepa, Semarnat, Profeco, SCT, Issste y PGR acumularon puntos en contra, erosionando la imagen de sus delegados que en el mejor de los casos habitaron la cómoda zona del anonimato.

En cuanto a la PGR, dejó de atender sus responsabilidades dejando toda la carga en la Procuraduría de Justicia del Estado, que se la ha rifado en serio, pero esta no es precisamente una situación deseable, ya que la delegación de la PGR no debe seguir convertida en pieza decorativa que en el peor de los casos tiembla o está al servicio de los malos de la película.

El Centro SCT ha sido una cueva de los 40 ladrones, con sonados casos de corrupción beneficiando a empresas consentidas con las cuales es posible hacer negocios al por mayor.

Migración fue otro dolor de cabeza, ya que han sido frecuentes las fugas de indocumentados cubanos, y su subdelegado en la zona sur, Fernando Zelaya Espinoza, estuvo inmerso en el escándalo porque con camioneta oficial atropelló y arrebató la vida a un anciano.

Qué decir de Rafael Muñoz Berzunza, quien como delegado de la Semarnat fue despedido por el presidente Felipe Calderón Hinojosa, quien molesto por la eliminación de manglares en la zona hotelera de Cancún accionó la guillotina sin pensarlo dos veces.

Posteriormente, el panista chetumaleño precisaría que miembros del Estado Mayor Presidencial arrasaron con los manglares en la laguna de Nichupté para dejar una escenografía adecuada para la ocasión. Pero el daño político fue irreversible.

El gobierno de Enrique Peña Nieto no vino a improvisar, ya que por décadas manejó estas posiciones, permitiendo que en muchas de ellas aterrizaran políticos cuestionados, e incluso mediocres.

Pero ahora está obligado a marcar la diferencia, por estricta cuestión de permanencia en el poder.

Esto alimenta la esperanza de que muchos relevos en las diversas delegaciones sean para mejorar, aunque no hay que descartar las excepciones.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios