Demeritan a su dirigente nacional

El dirigente nacional del PRD, Jesús Zambrano, juzgó lógico debatir con el equipo de transición de Enrique Peña Nieto y los líderes del PAN y el PRI

|
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Recuperado de la lopezobradoritis en que había recaído, el dirigente nacional del PRD, Jesús Zambrano, juzgó lógico debatir con el equipo de transición de Enrique Peña Nieto y los líderes del PAN y el PRI temas trascendentales como son: a) seguridad social universal; b) crecimiento económico, empleo y competitividad; c) transparencia y combate a la corrupción; d) seguridad y justicia y e) gobernabilidad democrática.

Sensato, creyó que valía la pena dialogar con adversarios políticos decisivos (casi o más que los perredistas) y suscribir acuerdos para la transformación de las políticas públicas y la atención mucho más eficaz del problema de pobreza y desigualdad que padecen amplios sectores de la población.

Pues ni maiz:

Ocho votos contra cuatro, los comisarios de la Comisión Política Nacional perrediana lo regañaron y le ordenaron desempeñar el triste papel de “oreja”, servirles de “corre, ve y dile”, prohibiéndole comprometerse a cualquier cosa en tanto no satisfaga a sus censores “una agenda consensuada”.

Les encanta el asambleísmo y les vale madres la gobernabilidad.

Cargando siguiente noticia