19 de Diciembre de 2018

Opinión

Dermatología comunitaria

Rescata o continúa uno de los cimientos de la dermatología mexicana, que es el humanismo.

Compartir en Facebook Dermatología comunitariaCompartir en Twiiter Dermatología comunitaria

A menos de dos semanas del anterior, la Academia Mexicana de Dermatología A.C. (AMD)  realizó otro evento académico  dermatológico de relevancia nacional: su X Congreso Bienal, del 13 al 16 de noviembre, en la histórica y colonial ciudad de Guanajuato,  con la participación de doce profesores internacionales, de Alemania, Argentina, Canadá, Colombia, España, Estados Unidos, Guatemala, Inglaterra, Paraguay y Venezuela, así como de ochenta profesores nacionales.

La asistencia a este congreso fue de más de 600 dermatólogos provenientes de todo el país, el ambiente climático fue lluvioso y muy frío  el primer día, contrastando con el calor humano que siempre se percibe  en estos eventos por la convivencia que sólo se tiene eventualmente y en la que se pueden constatar los cambios que el tiempo va dejando a los viejos conocidos  que compartieron su periodo de preparación para ejercer esta superficial y a la vez profunda especialidad médica que es la Dermatología. 

Aunque la AMD pretende preservar la esencia de la dermatología, que es el estudio de las enfermedades de la piel, siempre hay que incluir temas relacionados con la cosmética para  hacer más atractivo el programa científico, pues la demanda de los pacientes por estos lucrativos recursos obliga al dermatólogo a estar actualizado en estos temas para brindar un servicio más científico y no permitir que cosmetólogos o  médicos no entrenados para el manejo de la piel los practiquen, aunque esto depende más de la regulación sanitaria, que poco regula.     

Mi participación en este evento fue en el Simposio de Dermatología Comunitaria, actividad que desde hace 22 años los esposos Dres. Roberto Estrada y Guadalupe Chávez vienen realizado en el estado de Guerrero y es un modelo asistencial que ya ha sido implantado en otros países, y no es otra cosa que un voluntariado dermatológico sumamente comprometido con las comunidades marginadas, en las que no sólo se les brinda consulta, sino también los medicamentos.

“Receta no cura”, dicen estos pacientes. Mi presentación fue la experiencia que tiene el Centro Dermatológico de Yucatán en una comunidad del sur del estado, a la que se asiste desde hace varios años,  estudiando multidisciplinariamente un padecimiento bucal que afecta predominantemente a niños.

La dermatología comunitaria rescata o continúa uno de los cimientos de la dermatología mexicana que es el humanismo, materializado principalmente en la atención integral a los pacientes  de lepra, sobre todo cuando no existía un tratamiento curativo. Pedro López, Ladislao de la Pascua y Fernando Latapí no sólo son nombres de hospitales, sino hombres que contribuyeron ejemplarmente a la dermatología de México. 

Cuando el humanismo es intelectual y bibliográfico, pero no tiene un  solidario y  activo compromiso social, corre el riesgo de convertirse en onanismo cultural.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios