19 de Octubre de 2018

Opinión

Desafío Libertador

Año con año comienza una nueva edición de la máxima competencia a nivel de clubes en Sudamérica, la Copa Bridgestone Libertadores.

Compartir en Facebook Desafío LibertadorCompartir en Twiiter Desafío Libertador

Año con año comienza una nueva edición de la máxima competencia a nivel de clubes en Sudamérica, la Copa Bridgestone Libertadores. Desde 1998 a México se le concedió el beneficio de entrar como país invitado y, contando la dolorosa derrota de Tigres ante el River Plate en la última final de la competencia, han sido ya tres equipos mexicanos que se quedaron a un paso de la gloria: Cruz Azul en el 2001, Chivas en el 2010 y el más reciente descalabro de los de la UANL en el 2015.

Esta vez, Toluca y Pumas tienen la responsabilidad de marcar diferencia y buscar lograr la hazaña que tantas veces se le ha negado a los representativos de nuestro país, recordando que Puebla fue eliminado en el repechaje por el Racing Club.
Ambos equipos han comenzado con el pie derecho en la fase de grupos. Pumas venció de local al Emelec 4-2 y, posteriormente, se impuso al Olimpia de Paraguay dos por cero para ponerse como líder del grupo donde también milita el Deportivo Táchira. Por su parte, Toluca le ganó al Gremio en casa y empató a uno en contra del San Lorenzo en una complicada salida a Argentina.

Pero, a pesar de estos buenos primeros resultados, ¿qué tan factible es que uno de estos dos equipos se proclame campeón? Hay que hacer un poco de memoria.

Los de la UNAM son los más recientes subcampeones de la Liga MX y fueron derrotados en una de las finales más vibrantes de los últimos años ante el actual segundo lugar de Sudamérica, Tigres. Es de destacar el hecho de que los auriazules conservaron una base de jugadores muy importante del año pasado con: Eduardo Herrera, Matías Britos, Ismael Sosa, Javier Cortés, entre otros, y que además, adquirieron a uno de los extranjeros que más ha llamado la atención por su calidad al momento de ofender, el colombiano Luis Quiñones. De igual modo, la defensa se ha mostrado solvente comandada por Darío Verón, quien es uno de los defensas más longevos y seguros que ha llegado a jugar a México en mucho tiempo. Me parece que los del Pedregal son un serio contendiente al título y su mayor debilidad radica en la mentalidad con la que encaren cada cotejo y el pesado calendario que tendrán debido a los largos viajes.

Por su parte, los Diablos Rojos del Toluca tienen la calidad para hacer un buen papel, sin embargo, han demostrado bajo el mandato de Saturnino Cardozo que en las fases definitorias les cuesta mucho trabajo poder conseguir resultados favorables. Sus máximos referentes al ataque son Enrique Triverio y Fernando Uribe, ambos goleadores consolidados. En la media cancha Carlos Esquivel y Christian Cueva le proporcionarán magia y profundidad a un equipo del Toluca que pondrá todas las cartas sobre la mesa para poder conseguir el ansiado título.

Así, Diablos y Pumas buscarán romper una sequía para las escuadras mexicanas que las aqueja desde hace 18 años y poder proclamarse como monarca absoluto del desafío libertador. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios