18 de Diciembre de 2017

Opinión

Desconcierto peatonal

Remodelación es una palabra que al final tiene contentos a unos y molestos a otros.

Compartir en Facebook Desconcierto peatonalCompartir en Twiiter Desconcierto peatonal

Remodelación es una palabra que al final tiene contentos a unos y molestos a otros. Algunos aceptan los cambios, algunos se resisten, y a otros les da igual, en el caso de Cancún, la polémica durante el último año se ha dado en las obras de la avenida Tulum, frente al palacio municipal, y ahora, a punto de finalizarlas, el nuevo paso peatonal genera un desconcierto constante, tanto en peatones, como en automovilistas.

A veces para construir algo, si no es nuevo, bien vale fijarse en obras similares en otras partes del mundo, tal parece que el actual paso peatonal frente al palacio municipal, y que busca conectar éste con el parque de Las Palapas, es una pequeña imitación del mítico cruce peatonal de Shibuya, Tokio.

Shibuya es famoso por dicho cruce peatonal, el cual se encuentra frente a la salida Hachiko de la estación del metro de Shibuya, y en el cual convergen cuatro avenidas. 
Es fácil identificar ese cruce, muchas películas que se desarrollan en Tokio lo incluyen en alguna escena, es aquella donde de repente se ve cómo las rayas blancas sobre el pavimento desaparecen por un rio de gente que cruza la intersección, para desaparecer y permitir el paso de los vehículos.

Claro que en este cruce hay dos diferencias notables con el de Cancún: los automovilistas respetan al peatón y éste cuenta con semáforos, permitiendo a los transeúntes caminar con seguridad, sumado a la cultura de ceder el paso por parte de los conductores.
 
A diferencia de ese espectáculo sincronizado que ocurre en la ciudad asiática, en Cancún los conductores no saben si detenerse o permitir el paso, y los peatones están constantemente “toreando” a los vehículos, sobre todo cuando los camiones del transporte público hacen parada, esto porque los vehículos compactos, en lugar de reducir la velocidad, aceleran, como si el autobús estacionado les estuviera dando la oportunidad de avanzar.

Por qué no tomar el ejemplo de aquellas ciudades, y colocar algunos semáforos, ya que tal parece la cultura de respeto al peatón no existe en Cancún, y así acabar con ese desconcierto que invade a los transeúntes en la ciudad. Y es que tal parece que mientras más grande el paso peatonal, más disminuye el respeto por los ciudadanos de a pie, convirtiendo lo que se supone sería un puente entre el palacio municipal y Las Palapas, en un abismo que invita a los peatones a no cruzar al otro lado.

Si desea identificar el cruce de Shibuya, éste aparece seguido en películas y programas de televisión que ocurren en Tokio, como Lost in Translation, Animatrix, Rápido y Furioso Tres: Reto Tokio, así como otros medios como los videojuegos The World Ends with You y Midnight Club II.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios