20 de Septiembre de 2018

Opinión

Desconfía la Federación

Emilio Chuayffet es seco y tajante cuando afirma que los Estados no aplican correctamente el presupuesto educativo.

Compartir en Facebook Desconfía la FederaciónCompartir en Twiiter Desconfía la Federación

Después de que la muy cuestionada película “De Panzazo” dejó al descubierto la inoperancia de la Secretaría de Educación Pública en el sexenio pasado, ya que Alfonso Lujambio, su titular en ese entonces, desconocía el número real de escuelas y maestros que trabajan en la educación pública, la reforma educativa busca limpiar tal agravio con el Censo de Escuelas, Maestros y Alumnos en Instituciones Públicas y Privadas de Educación Básica y Especial con el lema “Súmate a la cuenta”.

Pese a que la dependencia federal (SEP) tiene toda la estructura y los canales necesarios para conocer a fondo  toda la verdad sobre la desprestigiada educación pública en nuestro país a través de las secretarías estatales de educación, esta vez, en una inusual decisión, encarga la tarea al INEGI para captar las características específicas de cada escuela y así nutrir al Sistema de Información y Gestión Educativa.

Emilio Chuayffet es seco y tajante cuando afirma que los Estados no aplican correctamente el presupuesto educativo que se les asigna y hace señalamientos directos sobre inconsistencias como: si en un edificio educativo se trabajan dos turnos, se contabilizan dos escuelas cuando en realidad es una sola; otro señalamiento es que en algunos planteles de un turno se detectaron, además del director, dos subdirectores; en otras escuelas sobra personal administrativo, de intendencia y plazas de apoyo en perjuicio de otras que apenas sacan el trabajo con necesidades de personal.

Otro añejo problema es el personal docente que, en vez de cubrir su función frente al grupo, se encuentra comisionado en otras tareas de carácter directivo, de supervisión, y como técnicos pedagógicos, en la misma dependencia; otro tanto más se encuentran comisionados en cargos de dependencias municipales, estatales, federales y hasta en estructuras de partidos políticos. Todos ellos a cargo de la dependencia educativa además del numeroso grupo que conforma las estructuras de los diferentes sindicatos de índole nacional o locales.

Aunque en el fondo se busca mejorar la distribución de los recursos destinados a la infraestructura y el mobiliario de las escuelas, también esconde la intención de centralizar la educación, ya que la SEP busca a mediano plazo ser la que pague en su totalidad a los maestros en todo el país. Por lo pronto, el censo ha sacado roncha pues, en tal acción, todos desconfían de todos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios