23 de Octubre de 2018

Opinión

Detrás de nosotros, estamos ustedes

La retórica del subcomandante Marcos es compleja, no de orígenes populares. Deja ver que él es evidentemente letrado.

Compartir en Facebook Detrás de nosotros, estamos ustedesCompartir en Twiiter Detrás de nosotros, estamos ustedes

La novedad del primer día de enero de 1994 fue un guerrillero defensor de los derechos de los indígenas. Desde entonces no le hemos conocido el rostro, sólo la mirada. La retórica del subcomandante Marcos es compleja, no de orígenes populares. Deja ver que él es evidentemente letrado. La producción literaria zapatista es poética, de metáforas irónicas, que informa, defiende, marca posturas claras, ataca, defiende. 

Para los ociosos que nos gusta el análisis del discurso, su mensaje revolucionario escrito “desde cualquier lugar, desde cualquiera de los mundos”, estará vigente aun cuando permanezcan en silencio… 

“Esto somos nosotros. El Ejército Zapatista de Liberación Nacional. La voz que se arma para hacerse oír. El rostro que se esconde para mostrarse. El nombre que se calla para ser nombrado. La roja estrella que llama al hombre y al mundo para que escuchen, para que vean, para que nombren. El mañana que se cosecha en el ayer. Detrás de nuestro rostro negro. Detrás de nuestra voz armada. 

Detrás de nuestro innombrable nombre. Detrás de los nosotros que ustedes ven. Detrás estamos ustedes. Detrás estamos los mismos hombres y mujeres simples y ordinarios que se repiten en todas las razas, se pintan de todos los colores, se hablan en todas las lenguas y se viven en todos los lugares. Los mismos hombres y mujeres olvidados. Los mismos excluidos.

Los mismos intolerados. Los mismos perseguidos. Somos los mismos ustedes. Detrás de nosotros estamos ustedes. Detrás de nuestros pasamontañas está el rostro de todas las mujeres excluidas. De todos los indígenas olvidados. De todos los homosexuales perseguidos.

De todos los jóvenes despreciados. De todos los migrantes golpeados. De todos los presos por su palabra y pensamiento. De todos los trabajadores humillados. De todos los muertos de olvido. De todos los hombres y mujeres simples y ordinarios que no cuentan, que no son vistos, que no son nombrados, que no tienen mañana. Detrás de nosotros, estamos ustedes.”

Discurso inaugural de la mayor Ana María del EZLN, compañera del subcomandante Marcos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios