22 de Julio de 2018

Opinión

'Dime cómo piensas y te diré cómo vives'

Nuestra predisposición interna determina nuestro comportamiento y con nuestros pensamientos positivos podemos conllevar la vida y ser felices.

Compartir en Facebook 'Dime cómo piensas y te diré cómo vives'Compartir en Twiiter 'Dime cómo piensas y te diré cómo vives'

“Más importante que la manera de ser, son las formas de reaccionar.” Es una frase para poder cuestionarnos: ¿cómo estamos respondiendo a la vida el día de hoy? Qué tanto los problemas de la vida cotidiana, nos están sacando de nuestras casillas y cómo controlamos nuestra mente para responder a las agresiones que recibimos del exterior.

Nuestra predisposición interna determina nuestro comportamiento y con nuestros pensamientos positivos podemos conllevar la vida y ser felices, pues “dime cómo piensas y te diré cómo vives”.

Hay que cuidar nuestros pensamientos, pero también debemos de “vigilar nuestras palabras” porque antes de abrir la boca debemos de conectarla a nuestro cerebro. “Dime cómo hablas y te diré cómo piensas”. Las personas que triunfan en la vida saben controlar sus pensamientos y también sus palabras porque para pensar positivamente hay que hablar positivamente.

Cuántas personas llevan la derrota y el fracaso dibujado en su rostro, porque sus pensamientos negativos los van agobiando y los llevan a cuestas. Su pesimismo ante la vida les ha ido enfermando el alma.

Hay que entender que la palabra es un símbolo, un símbolo nos lleva a un concepto y un concepto nos lleva a un pensamiento.

Si nuestros pensamientos son inducidos por palabras negativas, nuestro cerebro las toma como reales, y esto nos va a  llevar a tener una vida amargada, una salud deficiente y un fracaso en nuestra existencia. Porque así hemos programado nuestro cerebro con palabras negativas.

Hoy podemos hacer una limpieza mental y cambiar nuestro vocabulario para sanar de nuestros males y empezar a vivir la vida en plenitud. Podemos, si queremos, no decir: el problema “es difícil” y cambiarlo por “menos fácil”. O cuando estemos ante una situación complicada no decir: “estoy nervioso”, y si “estoy tenso”. 

Cuidar nuestras palabras y no mencionar: “se me olvidó”, y cambiar la frase por “no recuerdo”. Y cuando la vida nos ponga un problema muy grande a resolver, no decir: “no puedo”, sino repetir y decirle a nuestra mente: “lo intentaré”. Esto nos generará optimismo y trataremos de tener una mente positiva. 

Vamos a quitar de nuestro lenguaje la palabra “imposible” y pondremos: “menos probable”. No hay que olvidar que a las personas se les mide por su progreso mental cuando aceptan lo imposible y lo cambian por ¡es posible! Cuando injertan en su cerebro pensamientos de triunfador y logran admitir que: “Las cosas imposibles las realizarán de inmediato, y para los milagros se tardarán un poco más.”

Tenemos que hablar bien y pensar mejor, siempre con mentalidad positiva. El futuro es un reto que se forma con actitudes de hoy, cimentado en pensamientos positivos. Hoy podemos hacer un cambio en nuestras vidas, si logramos cambiar nuestras palabras, haciendo cambiar nuestros pensamientos. El hombre deja de envejecer cuando acepta el cambio como una educación. Porque la libertad de los seres humanos radica, en que siempre pueden cambiar.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios