Diputados que debaten... Opiniones

Yo no sé cómo esos diputadetes de quinta pueden llegar a su casa y ver a sus hijos a la cara.
|

Una carta nunca enviada inspiró ayer a los diputados de Guerrero a debatir el comentario que les dediqué la semana pasada en Tercer Grado:

“La despreciable composición humana, ética e institucional del Congreso de Guerrero, que sufre el síndrome de la Asamblea Legislativa del DF de acomodar las leyes para quedar bien (con) la modificación legal de las consignaciones (de vándalos del magisterio disidente), es un atentado contra sí. Yo no sé cómo esos diputadetes de quinta, vividores del presupuesto, pueden llegar a su casa y ver a sus hijos a la cara. Han hecho de la institucionalidad de Guerrero una letrina, por decir lo menos pestilente que se me ocurre…”.

El panista Jorge Camacho Peñaloza estimó “inaceptable” la alusión, porque “somos la soberanía popular”, pero admitió que, al analizar la posibilidad de hacerme una “aclaración”, descubrió que la opinión fue motivada por el anuncio en tal sentido (ver cómo acomodar la legislación) del presidente de la Mesa Directiva, el perredista Antonio Gaspar Beltrán, quien por ley representa… ¡a todos los diputados!