21 de Septiembre de 2018

Opinión

Dos años sin transporte

Hoy viernes la capital del estado cumple dos años sin servicio de transporte urbano en toda forma, desde...

Compartir en Facebook Dos años sin transporteCompartir en Twiiter Dos años sin transporte

Hoy viernes la capital del estado cumple dos años sin servicio de transporte urbano en toda forma, desde que se retiró intempestivamente la empresa de autotransportes Bahía porque el Ayuntamiento capitalino se negó a autorizarle un aumento de dos pesos a su tarifa, que pasaría –según lo proyectado por la empresa concesionaria – de cinco a siete pesos.

La falta de oficio político aceleró la salida de la empresa filial del Grupo ADO, ya que el Ayuntamiento advirtió que no cedería a chantajes, cancelando vías de negociación con los efectos padecidos por cientos y cientos de chetumaleños.

Y si el desgobierno de Carlos Mario Villanueva Tenorio disfrazó con firmeza su insensata cerrazón, careció de recursos para atender el expediente del transporte urbano, ya que fue presa de una parálisis provocada por una ineptitud pocas veces vista en estas latitudes.

El daño masivo ha sido tan prolongado como intenso, ya que las familias han tenido que aceptar opciones prohibitivas, como el servicio de taxi. Y hablamos de familias de recursos modestos y de estudiantes cuyo esquema habitual fue hecho trizas.

Tan sólo algunas rutas permanecieron activas, dando servicio a un pequeño porcentaje de la población. Este ha sido un castigo infligido a la capital de un estado, cuya importancia política se ha desinflado con el paso de los años.

                                  Maestros sin palabra de honor

Los maestros integrantes del Comité de Lucha Magisterial, que en 2013 bloquearon carreteras, cerraron oficinas de la Secretaría de Educación y Cultura y sobre todo, impidieron la impartición de clases durante muchas semanas, no tienen palabra de honor.

Luego del término de las negociaciones con las autoridades educativas, se comprometieron a realizar diversas actividades y estrategias pedagógicas para recuperar los días de clase que se perdieron por su movimiento de protesta contra la Reforma Educativa, pero hasta ahora no han cumplido con tales promesas.

Eso sí, son muy buenos para las grillas y seguir perdiendo el tiempo, supuestamente porque están muy interesados en que mejore la educación de miles de estudiantes de educación básica del Estado, cuando en repetidas ocasiones han demostrado que lo suyo es el conflicto permanente en defensa de sus “conquistas laborales”, que no es más que la lucha por sus intereses muy particulares.

En la telaraña de recientes declaraciones, en las que los maestros inconformes aseguran que siguen en pie de lucha, puede observarse que el movimiento que surgió con mucha fuerza se ha ido desdibujando ante lo inflexible de sus posturas, pero en particular porque han mentido y defraudado a sus estudiantes, dejándolos abandonados sin sentimiento de culpa.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios