22 de Septiembre de 2018

Opinión

Dos pendientes

Concluida la visita de Papa habrá dos sucesos que marcarán la línea pastoral de la Iglesia Católica: definir quién va a presidir la CEM y quién va a suceder como arzobispo primado de México a Norberto Rivera Carrera.

Compartir en Facebook Dos pendientesCompartir en Twiiter Dos pendientes

“No pierdan tiempo  y energías en las cosas secundarias, en las habladurías e intrigas, en los vanos proyectos de carrera… Si quieren pelearse, peléense, si tienen que decirse las cosas díganlas, pero como hombres, en la cara, después pídanse perdón”, palabras del papa Francisco en la Catedral Metropolitana de México ante el alto clero mexicano.

Concluida la visita de su santidad, habrá dos sucesos que marcarán la línea pastoral de la Iglesia Católica: definir quién va a presidir la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) y quién va a suceder como arzobispo primado de México a Norberto Rivera Carrera, quien, al cumplir 75 años, debe renunciar.

En diciembre  debió ser el relevo en la CEM, presidida actualmente por el arzobispo de Guadalajara, cardenal Francisco Robles Ortega, pero se aplazó por la visita del papa. En marzo o abril se realizará dicho cambio.

La CEM apoyó a obispos y arzobispos del occidente cuando denunciaron  la violencia mediante una carta pública que titularon “¡Ya basta!” y que promovió el arzobispo de Morelia, Alberto Suárez Inda, que poco después fue nombrado cardenal; Suárez Inda ha respaldado al sacerdote Alejandro Solalinde, quien defiende a migrantes que pasan por el país en su recorrido hasta los EU, y apoyó las denuncias contra la violencia del arzobispo de Yucatán, Gustavo Rodríguez Vega, cuando éste estuvo en Nuevo Laredo.

El cardenal Robles arriba a la CEM con el apoyo del cardenal Rivera, pero luego se deslinda de los intereses políticos, económicos y pastorales del  grupo del primado. Sin embargo, en esta gira papal ha estado muy callado, casi en la sombra, caso contrario del secretario general del Episcopado, Eugenio Andrés Lira Rugarcía.

En círculos pastorales se habla de que quienes pueden encabezar la CEM son: Felipe Arizmendi Esquivel -quien ha defendido a los migrantes y a los pueblos originarios  y es obispo de San Cristóbal de las Casas-; Eugenio Lira, obispo auxiliar de Puebla, y Gustavo Rodríguez, arzobispo de Yucatán. 

Otro suceso  importante es el nombramiento de un nuevo cardenal, facultad reservada exclusivamente al papa. El próximo año Norberto Rivera cumple 75 años y es ya costumbre de años que el primado, titular de la Arquidiócesis de la hoy Ciudad de México, reciba al capelo cardenalicio.

Sobre la renuncia de los obispos Francisco ha dicho que todos los responsables de dicasterios, de la Curia Romana, cardenales y obispos deben jubilarse a los 75 años. Con esta disposición su santidad recalca que se debe acatar la norma para retirarse y no dejar esta cuestión a la decisión del papa,  la casuística o la buena voluntad de los prelados. 

También se menciona como posible cardenal al arzobispo de Yucatán, Gustavo Rodríguez, quien denunció y se enfrentó a las actividades de los grupos criminales cuando estuvo en Nuevo Laredo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios