20 de Octubre de 2018

Opinión

Ecos del Congreso de Reumatología

El viaje fue corto, pero la preparación larga e intensa. Trabajo humano, sumado a la tecnología, se convirtió en mancuerna mágica.

Compartir en Facebook Ecos del Congreso de ReumatologíaCompartir en Twiiter Ecos del Congreso de Reumatología

Finalizó el XLIV Congreso Mexicano de Reumatología el pasado 14 de febrero. Momentáneamente el telón cae, dejando atrás estrés, zozobra, carreras y permanente preocupación por brindar el mejor sabor de boca, y no sólo hablo del extraordinario arte culinario de nuestro Yucatán.

El viaje fue corto, pero la preparación larga e intensa. Trabajo humano, sumado a la tecnología, se convirtió en mancuerna mágica,  que permitió a los 23 reumatólogos peninsulares no sólo mostrar alcances académicos de sus integrantes, sino además presumir el legado ancestral de los mayas.

Todavía recuerdo los ojos de asombro de asistentes cuando arribaron a la explanada de Chichén Itzá. El recién instalado espectáculo nocturno cautivó, embelesó y arrancó expresiones de asombro; el magnificente sonido del tunkul claudicó en su intento por acallar la prohibición de  tomar fotografías.  Todos los presentes retaron al INAH, ya que se propusieron no sólo no irse sin atrapar imágenes vívidas de luz y sonido,  sino intentar de alguna manera llevarse parte del espíritu y el alma que motiva  a los moradores de la Tierra del Faisán y del Venado para lograr la excelencia que, con férrea lucha, siempre alcanzan en cada proyecto que planean. 

Ni qué decir de los asistentes al Decimotercer Encuentro de Pacientes Reumáticos. El 13 de febrero se dieron cita de forma puntual todos y cada uno de aquellos flagelados por cualquiera de las 200 enfermedades de nuestra especialidad, logrando  escuchar de forma inicial pasajes sobre la medicina maya. Conferencistas nacionales y locales se encargaron, a través de palabras,  de convertir sus experiencias en guías prácticas sobre avances alcanzados para el entendimiento de patologías limitantes o invalidantes. Se pormenorizaron detalles sobre  artritis reumatoide, osteoporosis, fibromialgia, entre varios, sin dejar de abundar en avances del diagnóstico, amén de terapias vanguardistas. 

Cada momento fue planeado y diseñado, sin dejar cabo suelto de información docta y especializada. Todos ganamos en esta experiencia enriquecedora, y cuando digo lo anterior, hago justo reconocimiento a los medios de comunicación,  que siguieron puntuales el devenir de este suceso nacional, que trasciende fronteras. Sí amable lector, gracias a los profesionales de cada rotativo, radio o TV, la cantera de información se convirtió en certeras guías para el colectivo.

Los asistentes han retornado a sus estados y países. Desde hoy tendrán que ponerse a trabajar duro para superar lo alcanzado. Por ahora Yucatán cumplió. Muchas gracias.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios