19 de Septiembre de 2018

Opinión

Edificio Oeste de Monjas en Uxmal

Por las características iconográficas que integra la decoración, este edificio es un indicador de que en esta ala se llevaban al cabo las investiduras.

Compartir en Facebook Edificio Oeste de Monjas en UxmalCompartir en Twiiter Edificio Oeste de Monjas en Uxmal

La iconografía del Edificio Oeste es la más compleja de los cuatro. Los componentes de la decoración son evidentes: las esquinas rematan con torres de mascarones muy similares. Sobre la primera y la última entrada, 1 y 7, se ven unas chozas coronadas por mascarones;  sobre las entradas 2 y 6 vemos otras torres de mascarones; sobre las entradas 3, 4 y 5 se colocaron tres tronos, encima de los cuales están tres personajes sentados; el de la entrada central es el más elaborado. 

Al igual que en la fachada del Edificio Este, las torres de mascarones son semejantes entre sí, con pocas marcas decorativas que sirvan de distinción. En la comisura de la boca, estos mascarones tienen serpientes emplumadas viendo hacia afuera con sus lenguas extendidas, quizá simbolizando el viento. También tienen bandas de flores en la cabeza, que se interpretan como imágenes de la Montaña de Flores, un paraíso celestial. Este detalle puede verse en Chichén Itzá y San Bartolo, Guatemala, desde el periodo Preclásico Tardío. 
Cabezas y crótalos de serpientes emplumadas también se extienden a los costados del elemento central que se encuentra en la fachada. En el Puuc, las molduras de tres miembros enmarcan los límites de la fachada y las cabezas de serpiente sirven para enlazar la composición. 

Hay que destacar que dos prominentes serpientes emplumadas y entrelazadas se extienden a lo largo del friso y enmarcan las escenas centrales del mismo, ya que dejan únicamente las dos chozas y los mascarones de las esquinas afuera. En cuatro secciones, las serpientes se enlazan para formar divisiones verticales que, junto a sus cabezas y colas, definen cinco secciones del friso. Completan la decoración paneles de celosías dentadas y grecas, símbolos asociados al poder y al aire. Las torres de mascarones y las serpientes emplumadas tienen una representación similar a los mascarones trapezoidales que decoran la fachada del Palacio del Gobernador. La fachada sobre los tres cuartos centrales de este edificio está dominada por tres tocados de plumas con varias capas, probablemente pertenecientes a los personajes sentados. Por las características iconográficas que integra la decoración, este edificio es un indicador de que en esta ala del Cuadrángulo de las Monjas es en donde se llevaban al cabo las investiduras.  El grupo que realizaba estas ceremonias probablemente era de sacerdotes de la serpiente emplumada, organizados de manera dual y que se alojaban en los cuartos del final de este edificio.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios