19 de Diciembre de 2018

Opinión

Educación por los suelos

Los resultados de los exámenes de PISA 2012, publicados recientemente por la Organización...

Compartir en Facebook Educación por los suelosCompartir en Twiiter Educación por los suelos

Los resultados de los exámenes de PISA 2012, publicados recientemente por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), revelaron, como de costumbre, que México se encuentra en los últimos lugares en matemáticas y lectura, y que nos tomará como país 25 y 65 años respectivamente para nivelarnos en esos rubros con el promedio de naciones que integran este organismo.

Dentro de esa lamentable estadística, la realidad para Quintana Roo es aún más vergonzosa, ya que nuestra entidad quedó en el lugar 20 de aprovechamiento de 30 estados evaluados, muy por debajo de la media nacional tanto en español como en matemáticas.Y si tomamos en cuenta que en general los alumnos mexicanos se encuentran en los últimos lugares, dentro de ese microuniverso los estudiantes quintanarroenses están en la parte baja de la pirámide, sumidos en el abismo educativo.


El dato es para prender las alarmas y empezar a corregir el camino, porque además se confirma la tendencia estadística que arrojaron los exámenes de Enlace, donde Quintana Roo se colocó en el lugar 23 de 32 entidades evaluadas, incluyendo el Distrito Federal.

Si acaso el único consuelo es que a ni-vel sureste el estado se ubicó por encima de sus vecinos, pues Yuca-tán quedó en el lugar 23 y Campeche en el 27 , mientras que Tabasco y Chiapas se fueron al fondo en los lugares 28 y 29.

El mejor desempeño en la evaluación de PISA 2012 lo obtuvieron los estados de Aguascalientes, Jalisco y Nuevo León, que en ese orden fueron los tres primeros lugares de la tabla nacional; aún así, sus alumnos presentan un rezago de más de dos años en comparación con el promedio de los países de la OCDE.

Pero no hay que pasar por alto que en 2012, año en que se aplicó esta evaluación a una muestra de alumnos, en Quintana Roo el curso transcurrió con toda normalidad, sin ningún tipo de contratiempos, a diferencia de este 2013 cuando el inicio del ciclo escolar se vio seriamente afectado por dos paros magisteriales en los que se perdió un bimestre completo, es decir, el 20 por ciento de las clases del año.

Panorama

Con ese antecedente, el panorama es de pesadilla para los niños y jóvenes quintanarroenses, ya que si en un ciclo normal su desempeño estuvo por debajo de la media, en el presente curso escolar se prevé que su aprovechamiento educativo se desplome a los últimos cinco lugares.

Las autoridades educativas deben tomar nota de estas estadísticas que son recurrentes y que evidencian el escaso interés por mejorar la educación de los niños, y empezar a diseñar estrategias reales para fortalecer el trabajo en las aulas, en lugar de dedicarse a maquillar cifras y calificaciones que se presumen como reales en discursos oficiales.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios