17 de Agosto de 2019

Opinión

Educando en humanismo

Educar desde el humanismo les aporta a nuestros estudiantes el fin último de ejercer una profesión, la cual no es únicamente la acumulación económica...

Compartir en Facebook Educando en humanismoCompartir en Twiiter Educando en humanismo

Mi formación profesional en el área de la salud está basada en ciencia, en que todo aquello en nuestra vida debe poseer demostrabilidad incontrastable de las afirmaciones que se hacen con base en evidencias; para ello es necesario un rigor profundo, ya que, si se desea avanzar en el conocimiento y el control de la realidad natural, hay que evitar las supersticiones y mitos que llegan a entorpecer el camino a esa verdad universal. Pero, ¿si estamos transitando en este camino hacia la búsqueda máxima del conocimiento, por qué no existe un avance en el desarrollo humano? Me aventuro a pensar que una de esas razones por las que nos encontramos ante una nueva generación que está más preocupada en sí misma que en el desarrollo de una sociedad más equitativa y justa es que el aprendizaje y la enseñanza se basan únicamente en ciencia, sin considerar los valores personales y humanistas.

Me dedico a la formación universitaria y dentro de ella mi objetivo primordial es la búsqueda de la verdad a través de un razonamiento riguroso, para lograr la transformación del entorno del futuro profesional. 

Los que educamos en ciencia buscamos hacer una clara diferencia entre lo comprobable y lo que no lo es, para establecer un precedente de lo que debemos recomendar y hacer (tal vez debido a que así se nos educó de igual manera); sin embargo, el actuar universitario no puede visualizarse únicamente como la acumulación del conocimiento, sin considerar el elemento humanista; ejemplos sobran, pero, por mencionar, en el área de la nutrición podemos saber cuál es el requerimiento nutricional, su distribución, el plan de alimentación adecuado para cada patología e inclusive podemos saber interpretar todos los datos presentados en los análisis clínicos y así conocer más al paciente; no obstante, si no se visualiza al paciente como un ser humano con sentimientos, emociones y un contexto, se pueden convertir fácilmente en expedientes. La deshumanización de las personas y su cambio por patologías o números de cama es una acción muy frecuente.

Educar desde el humanismo les aporta a nuestros estudiantes el fin último de ejercer una profesión, la cual no es únicamente la acumulación económica, sin duda importante, pero lo es más el aporte al beneficio de nuestro entorno; las personas, el medio ambiente y la salud pública deben ser vistos como el objetivo verdadero.

Es fundamental en la formación de los futuros profesionales, y más los que se dedican al área de la salud, reencontrarse con los valores que nos acercan más a la idea del humano sensible; encontrar de nuevo el equilibrio entre la ciencia y el humanismo, ya que de nada sirve educar para conseguir conocimiento y alcanzar los límites de la ciencia, si su uso será únicamente para el beneficio económico y no para la transformación de una sociedad más justa.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name