22 de Septiembre de 2018

Opinión

El #1Smx: toros y hegemonía

¡De panzazo! fue para Mexicanos Primero el capote con el cual la clase dominante metió a la sociedad civil, vuelta toro, al “engaño” de los intereses corporativos de sus productores.

Compartir en Facebook El #1Smx: toros y hegemoníaCompartir en Twiiter El #1Smx: toros y hegemonía

No puedo dejar de pensar en la represión de lo que ya vamos llamando el #1Smx, ni, sobre todo, en la celebración que de la misma hacen no pocos sectores de la “sociedad civil”. Y, piensa que te piensa, recuerdo que en mitad de una charla con las y los integrantes del grupo de teatro Ser Undocumented de la Universidad de California (UCLA), salió a colación que tanto ellas y ellos como nosotros, en el Grupo Cultural Zero, habíamos llevado a cabo sendos montajes con un detalle en común: el uso de la corrida de toros como metáfora de la relación de dominación entre las clases dominantes y dominadas.

La misma metáfora me asalta de nuevo a raíz del #1Smx porque pienso en aquel filme titulado ¡De panzazo!, estrenado en 2012; la película, producida por la asociación civil Mexicanos Primero, retomaba mucho del aire de indignación ciudadana que aún prevalecía tras la proyección de Presunto culpable tres años atrás y, lanzando luz sobre una verdad incuestionable: la deficiencia de nuestro sistema educativo, enfocaba en las y los maestros sus baterías aparentemente críticas y objetivas sin decir nada del papel de alienación que una televisora nacional, empresa tras Mexicanos Primero, ha jugado a favor de esa misma deficiencia casi desde que el PRI es el PRI.

Para Gramsci, cuando “los propios intereses corporativos (…) superan los límites de la corporación de un grupo puramente económico y [se convierten] en los intereses de otros grupos subordinados”, se alcanza la fase más estrictamente política de la hegemonía; hegemonía que, siguiendo al mismo Gramsci, “no puede dejar de ser también económica [pues] no puede no tener su fundamento en la función decisiva que el grupo dirigente ejerce en el núcleo decisivo de la actividad económica”.

¡De panzazo! fue para Mexicanos Primero el capote con el cual la clase dominante metió a la sociedad civil, vuelta toro, al “engaño” de los intereses corporativos de sus productores, los mismos que desde los medios de “información” comercial se aliaron con lo peor de la clase política para ocupar la Presidencia, hasta hacer que su discurso de descalificación a ultranza de las y los trabajadores de la educación se volviera hegemónico.
Sin embargo, en tanto la faena continúa, como se dice desde unas escuelitas muy otras: falta lo que falta.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios