17 de Diciembre de 2018

Opinión

El Felino Maderas

En el sector de alto rendimiento o (profesional y amateur) se dice que se consumen anabólicos, estimulantes y son frecuentes los escándalos por dopaje.

Compartir en Facebook El Felino MaderasCompartir en Twiiter El Felino Maderas

El Felino Maderas, el mejor golfista de la era moderna, triunfador de los torneos más importantes y considerado un ejemplo, tuvo la mala suerte -y el poco cuidado- de ser sorprendido en una aventura extramarital con las manos en la masa. 

El escándalo y divorcio acelerado fueron nota preponderante y comidilla en el ambiente deportivo. El individuo cayó en depresión. Su desempeño, siendo competitivo, está lejos de los primeros lugares. 

Sin embargo ahora se rumora que empresas que cancelaron patrocinios consideran retomar contacto con el deportista, apoyadas por los datos de una encuesta mundial a la clientela masculina mayor de edad: En el sector de alto rendimiento, selecto pero igual de fastidioso (profesional y amateur), se consumen anabólicos, estimulantes y son frecuentes los escándalos por dopaje. 

Los deportistas conscientes de la salud, higiene y nutrición, un doce por ciento, aprecian los enseres y los utilizan por estilo y confort. 

Pero, oiga usted, cincuenta y seis por ciento de los encuestados no hace ejercicio ni en defensa propia. 

Siguen patrones, se identifican con personas exitosas e imitan tendencias. Muchos de ellos fuman, beben alcohol, abusan de sus parejas y tienen aventuras de vez en cuando. 

Deben dinero al banco. Algunos consumen drogas o viven precariamente. Se hacen pen... con los impuestos, les encantan la corrupción, la política y el chanchullo. 

Coinciden entre ellos por vestir pants, tenis y relojes de marca. Exhiben sin pudor su corporeidad desbordada, apenas contenida por playeras y gorras de sus equipos favoritos, en los puestos de cochinita, lechón o barbacoa del mercado, en el súper, oficina, cine, etc. Orgullosos portan accesorios con logotipos que los hacen pensar que son lo que representan ser.

En contraparte, Maderas sigue siendo un fenómeno único, ético  y responsable. Aunque se le señala ser adicto sexual, comparado con la mayoría de los consumidores y usuarios, su imagen es francamente virtuosa. 

Retomar el contacto comercial con el hombre es palpar fibras sensibles. Volver a casa. Darse ahora, todos juntos, una segunda oportunidad. 

Más y mejores negocios. El Felino recuperará su nivel. Ganará torneos y el público deseoso de admirarlo podrá mirarse de nuevo sin culpa al espejo y aprovechando la coyuntura, redimirse en él.
 ¡Vaya biem!

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios