17 de Enero de 2018

Opinión

El fin de la publicidad sexual

Y es que la publicidad es cada vez más agresiva y cargada de contenido sexual, donde la mujer es explotada y convertida en mercancía

Compartir en Facebook El fin de la publicidad sexualCompartir en Twiiter El fin de la publicidad sexual

Días antes de que el Senado de la República recibiera la Reforma de Telecomunicaciones, el 2 de abril el pleno aprobó una iniciativa de modificación a la Ley Federal de Protección al Consumidor que prohíbe el uso de la imagen de mujeres para transmitir mensajes sexuales o degradantes, turnada ya a la Cámara de Diputados, con el objetivo de lograr mayor equidad de género en el país.

La minuta define como información o publicidad degradante a aquella que muestre hechos, acciones, símbolos, así como expresiones que asocien características de exclusión, sumisas, racistas o de burla hacia lo femenino.

Argumenta que los medios de comunicación difunden mensajes que “abundan en una posición subordinada de las mujeres sumisas y, por lo mismo, queridas por figuras masculinas”.

El planteamiento aún contiene muchas dudas sobre su aplicación, control y las sanciones, pero sin duda es una batalla ganada por las mujeres, quienes ven con buenos ojos la iniciativa y quienes deberán hacerse escuchar en un país machista para que prospere.

Y es que la publicidad es cada vez más agresiva y cargada de contenido sexual, donde la mujer es explotada y convertida en mercancía, dejando grandes dividendos a las industrias que la utilizan, quienes acuñan y propagan el dicho “el que no enseña no vende”.

Ejemplos hay muchos, sólo por recordar alguno, los comerciales de desodorantes que “con sólo ponérselos las féminas lo sigan a uno como moscas”.

Cambiado de tema, las audiencias en el Senado para escuchar a los principales actores en materia de Telecomunicaciones concluyeron el viernes y esperan que esta semana se realicen algunas modificaciones.

Entre las principales críticas a la minuta de Reforma destaca la hecha al súper organismo que resultaría el Instituto Federal de Comunicaciones (Ifetel) y la falta de impulso y libertad a las radios comunitarias. Estamos pendientes.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios