23 de Octubre de 2018

Opinión

El frío del desamor

Valdría la pena preguntarnos ¿en cuántos hogares del mundo están muriendo las personas por la falta de amor de comprensión y de cariño?.

Compartir en Facebook El frío del desamor Compartir en Twiiter El frío del desamor

Valdría la pena preguntarnos ¿en cuántos hogares del mundo están muriendo las personas por la falta de amor de comprensión y de cariño?. Phill Bosman, en su libro  'Vitaminas para el corazón' nos dice: 'Una buena palabra existe gracias a una boca. Un gesto suave, gracias a unas manos. Una mirada llena de amor, gracias a unos ojos. Tu cuerpo puede ser portador de dulzura y de ternura. Tu cuerpo irradia amor y cariño. Tu cuerpo: es un instrumento para el amor'. Hoy podríamos preguntarnos si estamos generando en nuestro entorno amor o desamor, ilusión o desilusión, alegría o tristeza, comprensión o indiferencia.

¡Cuántos hogares están agonizando el día de hoy por el frío del desamor! Es claro San Juan cuando dice: 'El que no ama, no ha conocido a Dios, porque Dios es amor'. Y concluye: 'si amas a Dios que no ves, y no amas a tu prójimo que ves, eres un hipócrita'.

Tu pareja necesita de ti para no morir por ese frío del desamor. Necesita que la protejas, la ames, la respetes y la aceptes. Cuántos hombres se sienten usados por sus esposas, y tienen el complejo de ventanilla de banco, porque sienten que sólo sirven para dar dinero, y nunca se les da amor, comprensión y cariño. Cuántas mujeres casadas se sienten usadas, y están faltas de amor, pues su pareja sólo la usa como cocinera, amante y cuidadora de sus hijos, jamás la ven como persona. La frase es cruda pero es real: 'No hagas el amor con un cuerpo, hazlo con una persona'. Son matrimonios que están agonizando por el 'frío del desamor'.

Hoy, tal vez tu hijo se esté congelando por el frío del desamor, pues no le has dicho que lo quieres. Y tú, con una sonrisa burlona, me respondas que 'el sabe que lo quiero'. Pero, perdona que te lo diga y recalque, tus hijos no quieren saber que los quieres, quieren sentir que los quieres. Que les manifiestes todo ese amor que llevas dentro y se te está pudriendo pues no has sabido externar el cariño y el afecto, que tus padres te dieron cuando te engendraron.

Son tus hijos que hoy están en 'la terapia intensiva de la vida', muriendo por el frío del desamor, están en agonía por la falta de amor de sus padres. Todos agonizan día a día, porque no reciben afecto y comprensión.

Agonizan tu padre y tu madre porque ni siquiera por teléfono te comunicas con ellos. Desean sentir de nuevo un beso y un poco de cariño de 'aquel niño', que dejó su hogar hace años y sólo vuelve los fines de semana a visitarlos y darles migajas de un amor frío y distante.

También agonizan tus hermanos, porque nunca les has dicho que los quieres. Ellos podrían ser tus mejores amigos, y tu sólo los ves como una competencia de tu infancia, se han vuelto para ti seres raros y distantes, no dignos de tu amor. Ellos también están sufriendo el frío de tu desamor.

Todos necesitan de ti, porque sin ti, tu familia, tu prójimo y todo ser humano se está congelando por la falta del amor. Por esa indiferencia que destruye a las parejas, por la ingratitud que aleja a los padres de los hijos, por la falta de comunicación que ha hecho de la humanidad cadáveres ambulantes sedientos de amor, compresión y cariño.

Existen tres medicinas para curar el alma: La fe, la esperanza y el amor; pero el amor es la más efectiva para sanar el frío del desamor. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios